recomendaciones solariumEl verano ha llegado, y aunque muchas queremos lucir bronceado aún no hemos tenido ocasión de ir a la playa o de disfrutar de una escapada de unos días. Por ello es normal que nos planteemos acudir a un solarium como una solución para vernos guapas.

Sin embargo no se puede ir de cualquier manera, debemos tener en cuenta una serie de recomendaciones para ir al solarium:

  1. Higiene: el aseo y la desinfección son fundamentales en el solarium. Fíjese que tanto la cabina como la máquina estén impecables antes de usarlas.
  2. Creerá que es un consejo de solarium demasiado conservador. No importa: Use factor solar de 15 SPF como mínimo. El solarium emana rayos UVA que hacen daño a nivel de la epidermis. Protéjase.
  3. Mantenimiento de los tubos: Son los tubos quienes tienen la misión de broncearla, por lo que conviene saber que tienen una vida útil limitada. Chequee que estén todos funcionando. Muchas veces no se logra un buen bronceado, ya que los tubos están viejos.
  4. Aire acondicionado: Infaltable. Si transpira en la cabina, se forman gotas en el cuerpo que dejan unas feas aureolas en la piel. Exija que el aire acondicionado funcione bien y a una temperatura agradable. Recuerde, está en un solarium no en un baño turco.
  5. Frecuencia: No olvide que el objetivo es obtener un color saludable así que no abuse. El ideal es comenzar con tres sesiones consecutivas y después mantener con una vez por semana, esta es una de las mejores recomendaciones de solarium.
  6. Pieles blancas y sensibles: Deben comenzar con sólo 20 minutos en una máquina suave por tres sesiones como mínimo. Después se puede seguir con otras máquinas más potentes.
  7. Aceleradores: Son muy solicitados porque, tal como lo dice su nombre, ayudan en la tarea de broncear. Ojo, la mayoría no tiene factor solar.
  8. Los ojos: Siempre deben ir tapados para evitar posibles daños a la vista. Exija que le pasen un par de anteojos en buen estado antes de comenzar la sesión.
  9. Heridas: Si tiene alguna herida pequeña, conviene taparla para no causar daño en la piel que se está regenerando. Si tiene alguna herida más grande en proceso de cicatrización, es el médico quien debe autorizarla o darle consejos para ir al solarium.