Compartir

dieta infeccionesDesde el punto de vista nutricional y dietético, son factores claves en la lucha contra las infecciones los siguientes:

El aporte correcto de la cantidad de calorías necesarias en cada situación es fundamental. Además, la proporción adecuada de nutrientes básicos resulta determinante, siendo en particular las proteínas un factor fundamental. El aporte de proteínas debe completar, al menos, el 15% de las calorías totales y una cantidad de ellas deben ser de origen animal para asegurar el suministro de los aminoácidos esenciales que no contienen las proteínas vegetales.

Las vitaminas y los minerales juegan un importante papel en la respuesta inmunológica, tanto la que tiene que ver con la producción de anticuerpos frente a los antígenos bacterianos, víricos o parasitarios, como la relacionada con la inmunidad celular mediada por linfocitos T.

Entre los minerales, el déficit de zinc, hierro, cobre y selenio, condiciona una disminución de la respuesta inmunológica y, por tanto, una mayor vulnerabilidad frente a las infecciones.

Entre las vitaminas, la vitamina A, C, E, la piridoxina, el ácido fólico y el ácido pantoténico, tienen un papel importante en los mecanismos que el organismo pone en marcha en la lucha frente a las infecciones.

La alimentación correcta, a través de una dieta equilibrada que aporte todos los nutrientes básicos en las proporciones adecuadas, es una garantía frente a la infección.