Compartir

melanoma rayos uvaLos informes de la OMS (Organización Mundial de la salud), señalan a las cabinas de rayos UVA como factor de riesgo frente al melanoma (los tumores en la piel pigmentados o melánicos).

Parecía que el abuso de las cabinas bronceadoras era algo propio de los noventa, cuando estaban en su apogeo y no había casi información sobre el tema, pero ahora no tenemos excusa. Rayos UVA si, pero con ojo.

Sobreexposición a las cabinas de rayos UVA

Los rayos de tipo A no son cancerígenos en si mismos. El problema viene de la sobreexposición y de la poca información que recibimos, por ejemplo. Las personas con piel, cabello y ojos claros, o quienes tengan antecedentes familiares de melanoma no deberían entrar en estas cabinas, pues aumentan en 500 veces la probabilidad de padecer cáncer de piel. Sin embargo los dermatólogos lo recomiendan, siempre bajo examen y con el historial medico a mano, en casos de soriasis, dermatitis, vitíligo…

Pero hay algo más. En España los días de sol nos aportan suficientes dosis de vitamina D. Si aparte del sol añadimos las radiaciones autobronceadoras, corremos el riesgo de sufrir importantes daños en nuestras células.

Normas que debes saber

  • Los centros autorizados deben informarte de los riesgos que supone la sobreexposición a los rayos UVA.
  • En tu primera visita deben hacerte una ficha de control y valorar la exposición según tu fototipo. Desconfía si te dejan elegir libremente las cabinas de mayor intensidad y el tiempo de exposición.
  • No tengas bonos de sesiones en varios centros a la vez. Recuerda que debe ser personal e intransferible por las diferencias de fototipos.
  • Los rayos UVA están prohibidos para menores de edad. En ocasiones se rompen las reglas y no se sigue esta norma tan imortante. Tened cuidado con los adolescentes.
  • Fíjate en la limpieza del local, el estado de las lámparas, utiliza siempre gafas protectoras y no te apliques aceleradores del broceado.