Compartir

que valoran las empresasEl término de moda es la ‘empleabilidad’, o la capacidad de una persona para ser empleada en un puesto que ofrece el mercado de trabajo.

Así, cuando se dice que un trabajador tiene una buena empleabilidad significa que suscita mayor interés en el mercado, por lo que no tendrá problemas para cambiar de ocupación.

Sin duda es una cualidad envidiable: ser lo bastante bueno profesionalmente para que las empresas compitan por contratarte. ¿Y cómo es ese trabajador ideal?

Las empresas buscan personas bien formadas, con inquietudes e iniciativa, hábiles, amigables, adaptables a situaciones diversas, que puedan manejar simultáneamente varias tareas y funciones, y que valoren el instinto y la intuición tanto como el análisis y la racionalidad. Además, valoran especialmente la polivalencia, la autonomía y la capacidad de resolver problemas y de comunicarse.

Las épocas en que las empresas suelen contratar nuevo personal son el inicio del año y después del verano. Sin embargo, ten en cuenta que el tiempo que se tarda en encontrar un nuevo empleo dependerá de diferentes factores. La dedicación que inviertas en la búsqueda y, sobre todo, la red de relaciones personales y profesionales son fundamentales en este proceso.

Los expertos hablan que un titulado superior con aproximadamente 40 años, sin ninguna habilidad especial pero tampoco con limitaciones notables, suele tardar en torno a un año en encontrar un nuevo empleo. Los buenos profesionales, como media, se recolocan en seis meses.

Entre los aspectos que acortan o alargan el tiempo de búsqueda -además de la experiencia y las habilidades- está el nivel de las aspiraciones y la flexibilidad de quien busca un trabajo.

Lógicamente, cuando se quiere un puesto de igual o superior categoría, en el mismo tipo de empresa, en la misma ciudad y, encima, con mayor retribución, las posibilidades son menores a cuando se aceptan algunos cambios, trabajar por tu propia cuenta, realizar otras actividades. Y es que los nuevos tiempos exigen una constante readaptación a nuevos métodos y a nuevos esquemas mentales.