Compartir

elegir mascotaEl hombre, casi desde su aparición en la tierra, comenzó a cultivar plantas y criar animales. Y en este largo, continuo y permanente proceso ha ido seleccionando y propiciando la aparición de nuevas especies.

Para mantener y conservar estos ejemplares, el hombre ha tenido que cambiar las condiciones ambientales naturales, en que originalmente vivían. Lo que trajo como consecuencia una nueva adaptación, condicionada a una serie de mecanismos artificiales, capaces de asegurar la subsistencia, lo que a su vez determinó una dependencia total y absoluta de estos individuos del hombre. Así se sabe que muchas especies no existirían si el ser humano no se ocupara de ellas.

Para tener una mascota, es necesario estar dispuesto a compartir la vida con los animales.

Los perros como mascotas

Llegado el momento de adquirir un cachorro, la decisión no se puede tomar a la ligera. Se debe sopesar muy bien el animal que se desea, ya que los perros muestran gran diversidad de razas, tamaños, pautas de comportamiento, demandas de alimento y ejercicio, etc. en función de cada raza.

Los cachorros son todos lindos cuando están pequeños pero, recordemos: Lo que hoy es una “tierna criatura” el día de mañana puede ser un enorme animal que uno no sepa dónde ubicar. Además, la decisión de tener un perro es un paso importante que conlleva gastos, educación y mucha responsabilidad hacia el perro y hacia terceros. Se trata de un ser vivo, que exige tiempo y dinero, pero que a cambio está dispuesto a dar toda su lealtad y cariño a quien asuma la responsabilidad de cuidarlo. Si no se puede tener un perro o no se dispone de tiempo para atenderlo lo mejor es optar por una mascota menos exigente.

Las hembras. El mayor inconveniente es mantenerla confinada durante la época del celo. A esto debe sumarse que si se decide cruzarla habrá que destinar tiempo y dinero para atender a la camada y encontrar buenos dueños para los perritos. Sin embargo, su mayor ventaja es que suelen ser más tranquilas que los machos.

Efectos de las costumbres humanas en la salud de las mascotas

A la hora de elegir mascota también debemos reconocer que los hábitos del ser humano influyen su vida y salud. Es por esta razón que los amos deberán ser cuidadosos y tomar algunas precauciones cuando se tienen animales en el hogar.

Dada la agudeza del sistema auditivo de los perros, la música escuchada a alto volumen es ruido para ellos si supera los 30 decibelios, y lo alterará poniéndolo nervioso y actuando sobre su tono muscular, respiración y ritmo cardíaco, y desencadenando en él un mecanismo de defensa que puede derivar en acidez gástrica.

El conocido efecto del “fumador pasivo” se da en los perros también, es así como el aire enrarecido y disminuido en oxígeno por el humo del tabaco les afecta las vías respiratorias.

El desorden extremo en el hogar es otra costumbre humana que puede afectar al perro toda vez que como producto de esto pueda encontrar a su disposición venenos, objetos cortantes, anticongelantes, bolsas de plástico, cables conductores de electricidad u otros objetos que pueda tragarse y que ameriten hospitalización y/o ser extraídos quirúrgicamente.

Los gatos como mascotas

Hay muchas buenas razones para tener gatos, pero la principal es que los gatos son muy cariñosos, conformistas e independientes. Un gato es una mascota maravillosa, es gracioso y con una asombrosa confianza en sí mismo, si bien, como cualquier mascota, requiere de una atención adecuada.

Como un gato puede vivir dentro o fuera de la casa no necesita un paseo diario; es una mascota ideal para los habitantes urbanos. Además, son especialmente apropiados para los niños y los ancianos. Se ha comprobado que ayudan a aliviar el stress y bajar la presión. Se encuentran tan a gusto en un departamento como en una mansión, la única diferencia es que en una mansión se pueden tener más gatos.

La selección

Seleccionar un gato es una opción más fácil que seleccionar un perro, puesto que, dentro de las particularidades de cada raza, los gatos son similares en cuanto a tamaño, costumbres y necesidades así como respecto a los cuidados que demandan. Habría que tomar la decisión entre un gato de pelo corto o uno de pelo largo, toda vez que éste último demanda ser acicalado diariamente para evitar el enmarañado del pelo y la formación del bolo de pelo que le dificulta la digestión.

Sus costumbres…

El gato es muy limpio, son inventivos y se acomodan fácilmente ya que adoptan el horario de su amo. Son muy divertidos con sus maromas, brincos y carreras, pero si lo que quiere el dueño es estar viendo la televisión, relajado o leyendo, el gato se acomodará junto a él sin molestar.

A los gatos les gustan los niños, las mujeres, los hombres, los perros y se acoplan a cualquier otro ser vivo. Comen cualquier comida y son sumamente sociables y aparte es un animal doméstico muy económico de tener.
Los gatos sin pedigree o callejeros, son menos costosos y generalmente más resistentes que los de pura raza. Pero si la intención es destinarlo a la cría, entonces deberá ser con pedigree cuidando de que realmente responda a los stándares de la raza.

¿ Gato o gata?

Los dos tienen sus ventajas e inconvenientes. Los machos son más grandes, más robustos pero son más vagabundos y peleadores. Las gatas son más tranquilas y cariñosas excepto en la época de celo que salen a buscar novio. Un buen consejo es conseguir cualquier sexo y hacerlo operar, esto evita problemas en cuanto a peleas, embarazos, y que el gato se pierda por andar callejeando.

Los conejos como mascotas

Los niños y los conejos no son compañeros ideales. El esqueleto delicado y su naturaleza de animal de presa predispone al conejo a tenerle miedo a las atenciones de la mayoría de los niños activos y felices, aunque sean buenas sus intenciones. Debe ser un niño muy maduro el que esté dispuesto a seguir estos consejos.

El conejo detesta ser cargado y acurrucado y los dueños deben aceptar ciertos comportamientos inherentes a su naturaleza tales como masticar muebles, excavar, orinar en un rincón, pero también pueden intentar cambiarlos con paciente entrenamiento. En las manos del dueño está cambiar la personalidad de su conejo y hacerle comprender que son amigos. Con paciencia y confianza podrán ganar el amor y la lealtad eterna de una de las mascotas más especiales.

Las aves como mascotas

Para quienes gustan de las aves, tener pinzones, canarios y periquitos son un buen punto de partida. Su adquisición es fácil y relativamente barata; además, el cuidado que necesitan es muy sencillo si se compara con el de los grandes loros o guacamayos. Estos pájaros más pequeños y ‘más fáciles” suelen utilizarse como mascotas para niños.

Como con cualquier mascota, el propietario tiene que ser consciente de la responsabilidad que implica tener un ave en cuanto a ofrecerle una dieta adecuada y un entorno especial, así como asumir el riesgo de las posibles enfermedades que pueda contraer.

Pero si quienes gustan de estas aves pequeñas, temen mantenerlas en cautiverio, es necesario que comprendan que, por ejemplo en el caso específico de los canarios, el logro de sus diversas variedades le ha tomado al hombre entre trescientos y cuatrocientos años.

¿No es mejor liberarlos?

El criterio de que liberando los canarios, vivirán más felices implicaría enfrentarlo a condiciones adversas que no sobreviviría. A competir con otros individuos en la lucha por la supervivencia, pero en condiciones completamente desfavorables tales como: Ausencia en la capacidad instintiva para buscar alimento, escasas defensas orgánicas y fisiológicas, colores muy llamativos que lo harían presa fácil. Por estas razones, liberarlos es, someterlos a una prueba de fuego que finalmente los llevaría a la muerte.