Compartir

naturismo medicina alternativaEl Naturismo incluye muchas de las llamadas medicinas alternativas. Se basa principalmente en los medios naturales y la propia fuerza del cuerpo para curar las enfermedades. En vez de fármacos convencionales, los que se decantan por esta terapia, usan plantas medicinales, remedios homeopáticos, nutrición terapéutica

Seguramente para reconocer su nacimiento deberíamos remontarnos al momento en que el hombre es hombre. Pero, para darle un “comienzo oficial” podríamos apuntar a que Hipócrates, el gran padre de la medicina occidental, fue uno de los primeros que estudió el poder curativo de la Naturaleza. Aunque básicamente tuvo su gran desarrollo durante el siglo XIX, gracias a un famoso régimen médico basado en hidroterapia, aire puro, ejercicio, luz solar e infusiones de plantas.

¿Qué es básicamente el naturismo?

Según esta terapia alternativa, nuestro organismo tiene cierto poder curativo, el cual se puede potenciar para crear defensas naturales. Para ello no se hace uso de métodos terapéuticos tales como las medicinas y la cirugía. Más bien se emplean técnicas como el masaje, la hidroterapia, los minerales y vitaminas, el ayuno, las dietas vegetarianas, el ejercicio físico, las hierbas…

El naturismo, intenta tratar a la persona como un todo (cuerpo-mente), por lo que los aspectos psicológicos del paciente son tenidos muy en cuenta. Una de las características principales del naturismo y a la cual se le da mucha importancia es la prevención de las enfermedades.

¿Qué se puede esperar de una primera visita?

En la primera visita el naturópata o el médico naturista (el primero no es un licenciado en Medicina, el segundo sí), intentará establecer un diagnóstico a partir de lo que relate el paciente y le prescribirá un tratamiento a base de remedios naturales. Muy posiblemente, al cabo de unas 5 o 6 semanas, la terapia naturista habrá comenzado a dar buenos resultados. Una vez que esto ocurra, solamente se necesitará un tratamiento de mantenimiento y el paciente podrá espaciar en unos cuantos meses las visitas de control. Evidentemente, cada persona y cada patología, tienen sus propios tiempos de respuesta.

Como prácticamente en casi todos los ámbitos de la vida, no hay que ser radical. El naturismo no tiene que estar en completa oposición a la llamada “medicina normal” (alopatía). Todas las terapias pueden ser buenas, y en muchas ocasiones son, o deberían ser, complementarias. Debemos tener la suficiente perspicacia como para saber cuándo nos puede ir bien una y cuándo necesitamos acudir a otra.