Compartir

crioterapia y verrugasLa crioterapia es un tratamiento terapéutico en el cual se emplean bajas temperaturas para eliminar células anormales o enfermas. Hoy en día se usa para quitar las verrugas.

Se trata de un método que no requiere anestesia y además es menos invasivo que la cirugía. Asimismo la crioterapia tiene múltiples utilizaciones en medicina como rehabilitación, medicina deportiva, reumatología, dermatología, etc. Esta técnica se lleva a cabo en el hospital o en la consulta médica, aplicando directamente un chorro de nitrógeno líquido, congelando la verruga con un margen de un mm de tejido sano.

Después del deshielo normalmente se efectuaba una segunda aplicación, repitiendo este tratamiento cada tres semanas, sobre todo en las verrugas plantares que son las más resistentes al tratamiento. Gracias a los aerosoles de pequeño tamaño dicha terapia puede realizarse cómodamente en el hogar.

Gran innovación

El objetivo de la crioterapia en el tratamiento de las verrugas es la destrucción del tejido epidérmico, infectado por el virus del papiloma humano.

Sin embargo, no debe aplicarse en las zonas más sensibles como en la mano, dedos, tronco, extremidades y plantas de los pies. Tampoco es adecuada para la piel más delicada de la cara, párpados, cara anterior del cuello y los genitales. También conviene resaltar que no produce efectos secundarios como cicatrices o queloide.

Datos de interés

Este método es muy rápido, ya que 20 segundos y una única aplicación bastan para que tenga lugar el proceso. La rápida recuperación, tan solo después de 15 días de tratamiento es otro punto muy positivo. Tampoco hay que olvidar que estas verrugas desaparecen en un 93 a 95 por ciento de los casos, aunque si el paciente sigue expuesto el virus del papiloma humano pueden surgir nuevas verrugas. Así, se llega a la conclusión de que la crioterapia es una vía rápida, segura, económica y poco traumática.

Aunque muchos crean que las verrugas aumentan de tamaño con la edad, esto no es cierto. Si es verdad que tienen tendencia a multiplicarse, ya que son muy infectivas y por auto-manipulación o el rascado es muy fácil diseminarlas.