Compartir

psicología menopausiaUn intenso y constante calor interno, noches sin poder conciliar el sueño y la pérdida de la libido, entre otras alteraciones físicas, no son los únicos síntomas de la menopausia; el deterioro del estado de ánimo es muy común entre las mujeres que se enfrentan a esta etapa en la que termina su vida reproductiva.

A partir de los 35 años se empiezan a dar cambios que finalmente van a desembocar en la pérdida de la función de los ovarios, y una de las consecuencias más frecuentes es la depresión.

Al llegar a este punto, la mujer deja de producir estrógenos, lo que desencadena la mayoría de los malestares propios de la menopausia.

Las consecuencias se ven, por ejemplo, se enrojece la cara y hay mucha sudoración, esto hace que sea muy penoso y que se genere un estado de ansiedad.

Afortunadamente, existen tratamientos para la menopausia.

Dado que en un futuro, la expectativa de vida de las mujeres tendrá un notable aumento respecto a la actual, una parte sustancial de su desarrollo transcurrirá después de la menopausia. Por ende, resultan cruciales las estrategias adecuadas para hacerle frente a los cambios que se presentan durante el climaterio, para seguirse manteniendo activas y disfrutar, como nunca, de esa etapa de la vida.

Estas estrategias, que suelen ser los reemplazos hormonales, no sólo ayudan al funcionamiento orgánico sino que mejoran la salud anímica de las mujeres, sin embargo, hay diversos casos en que este tratamiento no es suficiente o no es adecuado para la mujer, no se trata de una solución mágica.

Aunque muchas veces la depresión se manifiesta tras la menopausia, esto no significa que siempre sea consecuencia de ésta, ya que hay quienes la padecen desde años atrás y la mantienen oculta.

Son mujeres que guardan un equilibrio muy precario de su depresión, hasta que tienen la menopausia.

Por ello, los expertos recomiendan que, además de los medicamentos, se cuide la parte emocional acudiendo con un psicólogo y tomando una nueva actitud.

Desafortunadamente, la información que se maneja en torno a este tema es negativa debido, principalmente, al desconocimiento que hay en torno a él, pero la mujer puede adaptarse a los cambios siempre y cuando esté en condiciones de anticiparse a ellos.

No es el fin de la vida. Si la mujer se atiende y ella es la que toma la responsabilidad del cuidado de su salud, bien asesorada por un médico calificado, puede ser una etapa maravillosa en su vida, pues ya no tiene que preocuparse por la crianza de sus hijos y tiene más tiempo para dedicarse a ella misma.

Algunas consecuencias derivadas de la menopausia pueden ser:

  • El riesgo de sufrir enfermedades cardiovasculares y osteoporosis
  • Problemas provocados por los cambios en el estado de ánimo
  • Resequedad vaginal
  • Resequedad de la piel
  • Bochornos y sofocos.
  • Sangrado del endometrio
  • La disminución de la libido
  • La dispareunia, dolor durante el coito