Compartir

psicología y menopausiaSi tenemos aprecio por la vida, debemos admitir que el proceso de envejecer es siempre penoso, aunque no necesariamente crítico. Va a adquirir este carácter si confluyen ciertos determinantes de la historia vivida, psicosexuales y sociales. Si bien la mujer experimenta en esta época numerosos cambios biológicos, no son éstos razón suficiente para justificar los padecimientos psicológicos que en muchos casos la menopausia desencadena.

Goce Sexual

La evocación inconsciente de otros cambios fundamentales, como las experiencias y los conflictos psicológicos vividos anteriormente, serán los responsables esenciales del carácter singular que adopte este periodo de la vida de cada mujer. Las que no pudieron disponer libremente de su sexualidad, cuando falta la regla creen que también se les cierra definitivamente la puerta que conducía al goce sexual.

Cuidarse a si misma

Al desaparecer el signo de su fecundidad, sufren pensando que ya no son valiosas como mujeres. Si, además, tuvo intereses culturales y sociales muy limitados, verá su existencia como vacía, ya que su sentimiento de utilidad estaba representado hasta ahora por la maternidad y por los cuidados domésticos.

Esta situación suele agravarse porque también coincide con el momento en que los hijos se van de casa y, entonces, pierde relevancia el interés puesto en la labor del hogar. Estará más propensa a transferir aquellos cuidados que dedicaba tan afanosamente a la familia sobre su propio cuerpo, también con una mirada y escucha excesivas que puede traducirse en actitudes hipocondríacas que la conducirán a un peregrinaje por las distintas especialidades médicas.

Quien tuvo dificultades para sobrellevar cualquier tipo de cambio, tolerará peor las transformaciones que va sufriendo su cuerpo y anticipará con angustia la vejez que se aproxima.

Las huellas del pasado: psicología y menopausia

Libertad

Aquellas mujeres que en el curso de su vida pudieron gozar de su cuerpo con una mayor libertad e independizar la sexualidad de los procesos hormonales, podrán comprobar que no perderán su derecho a un goce ya firmemente establecido con anterioridad.

Creatividad

Del mismo modo, la mujer que siempre dedicó parte de su tiempo a realizar actividades fuera del interés doméstico podrá renunciar más fácilmente a su capacidad creativa biológica, ya que está acostumbrada a disfrutar con otras realizaciones simbólicas.

Si la mujer tuvo la oportunidad de construirse un destino fecundo de cuerpo y corazón, la menopausia se instalará con menos ruido. Podrá ingresar en un periodo de expansión social, conseguir una mayor estabilidad psicológica y afectiva, y disponer de una inteligencia que procede más del corazón que de la mente para defender intereses comunes.

Diagnóstico

Desde la sabiduría que nos brinda el corazón se pueden ver los problemas con mayor sencillez, apaciguando las angustias de quienes se nos aproximan de forma natural.