Compartir

propiedades hidroterapiaDesde mediados del siglo XX, y especialmente en las últimas décadas, la hidroterapia -o tratamiento terapéutico del cuerpo por medio del agua- vive una edad de oro. En nuestro país, desde hace unos años, el número de balnearios (que utilizan aguas termales y mineromedicinales), centros de talasoterapia (que emplean agua de mar) y ‘spas’ (instalaciones con agua corriente) no ha dejado de crecer. ¿La razón? Los tratamientos de hidroterapia actúan sobre el metabolismo, el sistema nervioso y la circulación sanguínea, consiguiendo una notable mejoría de dolencias como el reuma, el estrés, las enfermedades infecciosas, los problemas cardiovasculares o el insomnio

Efectos de los tratamientos de hidroterapia

Según su forma de aplicación y su temperatura, el agua produce unos efectos u otros. Mientras la exposición breve al agua fría actúa como tónico, la prolongada tiene efecto sedante, al igual que la tibia, que consigue relajar el cuerpo. Más caliente y durante más tiempo descongestiona, mientras que congelada alivia el dolor de las quemaduras no muy profundas y reduce las inflamaciones.

El efecto de los chorros en la hidroterapia varía según la parte del cuerpo donde se aplica: si se hace en los brazos, el pecho y la espalda actúa sobre los órganos respiratorios y el sistema cardiovascular; si es en la nuca y la zona lumbar destensa los músculos.

Los baños calientes (de hasta 43 grados centígrados) espesan la sangre como consecuencia de la sudoración, mientras que los fríos (cuando la temperatura no supera los 18 grados centígrados) la diluyen y aumenta el nivel de azúcar. Además, el peso del agua provoca que el caudal sanguíneo se dirija a los órganos internos, mientras que la fuerza del líquido actúa sobre las afecciones degenerativas de las articulaciones, como la artrosis. Los tratamientos de hidroterapia fueron muy utilizados por las antiguas civilizaciones de Egipto, Grecia y Roma. Tras siglos de olvido, el alemán Sebastián Kneipp se encargó de recuperarlo y renovarlo a mediados del siglo XIX.