Compartir

Propiedades del tomateEl tomate es originario de la costa oeste de Sudamérica y fue llevado a Europa en el siglo XVI, donde se integró rápidamente a la cocina mediterránea. Los europeos septentrionales, sin embargo, lo consumían con cierta precaución, pues lo consideraban venenoso. No fue hasta el siglo XIX que el tomate fue aceptado masivamente en Europa, convirtiéndose en ingrediente principal de la gastronomía italiana y griega.

Esta fruta -que se usa también como verdura-, alcanza su mejor sabor cuando se lo deja madurar en la planta, sobretodo si ésta crece en un huerto de clima cálido y soleado. Esto hace la diferencia con los que se encuentran en el comercio, que fueron cortados antes de madurar para evitar que el transporte los dañe, disminuyendo la intensidad del sabor.

La mejor forma de apreciar las propiedades del tomate es consumiéndolo fresco y cortado en rodajas, aliñado con unas gotas de aceite de oliva y hierbas frescas como albahaca, perejil o cilantro. Cuando no están del todo maduro, lo que más conviene es darles una cocción prolongada y lenta. Últimamente también se ha hecho común comerlos secos como una pasa, ya que la exposición al sol les deja un sabor fuerte, ligeramente ahumado, y permite conservarlos. El tomate servido de esta forma es un excelente ingrediente para cualquier plato cocinado.

El tomate es rico en antioxidantes, especialmente en carotenoides como el betaócaroteno y el licopeno, y en vitaminas C y E, lo que lo convierte en un protector del sistema cardiovascular, de la piel y en una buena defensa contra algunos tipos de cáncer.

Entre las propiedades del tomate también encontramos que tienen muy poco sodio y mucho potasio, por lo que son útiles en organismos que tienden a la hipertensión o a la retención de líquidos. Sólo quienes sufren de jaquecas deben tener la precaución de no consumirlos verdes, ya que podría agravar su dolencia.

Ficha técnica del tomate:

  • Calorías: 28 cada uno
  • Vitaminas: Principalmente C y E