Compartir

profesión adecuadaHaz balance. Analiza cómo te sientes en el trabajo y decídete a cambiar si no estás plenamente satisfecha.

La relación yo-trabajo

¿Cómo te sientes en tu trabajo? ¿Tienes una profesión que te gusta? ¿Crees que lo que haces lo has elegido tú o que han sido las circunstancias las que te han llevado a ello?

¿Te gustaría dedicarte a otra cosa? Es muy saludable que en algunos momentos de nuestra vida profesional nos preguntemos por qué nos dedicamos a esta profesión y no a otra, que hagamos balance de cómo nos va y de cómo nos sentimos.

El grado de satisfacción que obtenemos en la profesión que realizamos mide el grado de acierto que hemos tenido al elegirla.

No hay profesión sin dificultades, pero no es lo mismo vencerlas haciendo algo que nos gusta que algo que detestamos. Los errores a la hora de elegir una profesión dependen más del intento de satisfacer a otros que de respetar nuestras inclinaciones.

Estos otros suelen ser los padres, que se empeñan en dirigir más que orientar. Cuando los hijos eligen profesión para satisfacer a sus padres, tarde o temprano se sienten incómodos con lo que hacen. Cuando no pueden poner en cuestión lo que les ha sido dado, tampoco pueden después hacerlo suyo.

Sentirse bien trabajando

El trabajo es siempre la base de la independencia personal. Quienes boicotean sus actividades profesionales pueden estar dominados por un sentimiento de desamparo que no logran dominar cuando se creen independientes, porque esto les hace sentirse solos.

Trabajar en el campo profesional que más tiene que ver con tus intereses significa apostar por una vida más plena. Si estás eligiendo una profesión, pregúntate lo que más te gustaría hacer y ponte a trabajar para conseguirlo.

Merece la pena pensar en lo que te gusta y no dejarte llevar por lo que aparece. Si estás trabajando y sientes que lo que haces está lejos de tus intereses, puedes intentar cambiar.

Condiciones para el éxito

Algunos requisitos que facilitan la elección profesional más adecuada a nuestras inclinaciones son:

  • Conocer bien cuáles son nuestros deseos y posibilidades.
  • Aceptar nuestras limitaciones y no verlas como un obstáculo.
  • Informarnos bien sobre lo que tenemos que hacer y prepararnos para trabajar en lo que queremos.
  • Saber que no hay trabajo perfecto, pero que siempre habrá uno con el que te identifiques.
  • No tener una necesidad de castigo inconsciente que te impida disfrutar con lo que haces.