Compartir

lavandaLos químicos han encontrado en estas sustancias naturales poderosos agentes estéticos y sanitarios. No sólo hacen ver bien, sino que logran que la persona se sienta bien, porque la mayoría posee características calmantes y relajantes. Y éstas se aprovechan a través de la piel y del olfato.

Hace unos años fueron la rosa mosqueta y la miel. Hoy, muchísimos componentes de la naturaleza se afianzan como embellecedores y restauradores y son usados profusamente en las formulaciones de productos cosméticos: aloe vera, té verde, té rojo, ginseng, ginkgo biloba, manzanilla, ortiga, girasol, lavanda, extracto de uva, jengibre, árbol de té, aceite de palta y menta, entre otros.

Cremas, jabones, geles de baño, exfoliantes y champúes son enriquecidos con las propiedades que ofrece la naturaleza.

Té verde

Los orientales utilizan el té verde tanto para proteger la piel, gracias a sus efectos antiirritantes, como para rejuvenecerla, pues equilibra su metabolismo. El té verde evita la destrucción del colágeno y la elastina, sustancias que se encuentran en nuestra piel e impiden la formación de arrugas prematuras, la flacidez y el descolgamiento. Actúa como antioxidante, es decir, neutraliza y acaba con los radicales libres que afectan a las células de la piel y las hacen envejecer. Retrasa, e incluso evitaría, la aparición de cáncer de piel. Ayuda a terminar con el estrés.

Ginkgo Biloba

Los componentes de sus hojas estimulan la circulación sanguínea, favoreciendo así la oxigenación y la nutrición de la piel. Al igual que el té verde, cuenta con propiedades antioxidantes que protegen del deterioro y el envejecimiento. Evita que se acumule una excesiva cantidad de grasa en las células de la piel, consiguiendo un efecto anticelulítico.

Aloe Vera

Penetra en las tres capas de la piel: epidermis, dermis e hipodermis. Expulsa las bacterias y los depósitos de grasa que tapan los poros. Al mismo tiempo, la acción de los nutrientes naturales, los minerales, las vitaminas, los aminoácidos y las enzimas estimulan la reproducción de nuevas células. Es un excelente filtro solar de rayos ultravioletas y elimina las manchas causadas por el sol si se usa por un período largo de tiempo. Es muy eficaz utilizado después de la depilación porque evita erupciones, granitos y rojeces, cerrando rápidamente los poros dilatados.

Manzanilla

Es un calmante natural. Ayuda a aliviar las inflamaciones, suaviza la piel y promueve la regeneración celular.

Ginseng

Tiene propiedades antioxidantes, ayuda a energizar y rejuvenecer la piel cansada. Estimula la regeneración celular.

Lavanda

Tiene muchos usos, pero se usa sobre todo en el baño. Los sachets de lavanda también pueden usarse en las almohadas. La lavanda promueve el relajamiento. Posee un efecto calmante y promueve la regeneración celular.

Menta

Tiene propiedades astringentes y posee un olor agradable y neutral, por lo que muchas veces es usada en productos cosméticos para aromatizarlos.

Árbol de Té

O tea trea. Aunque se llama árbol de té, no tiene nada que ver con el té normal. Se denomina así porque su descubridor, James Cook, lo usó como aromatizante del té. Debido a sus efectos antiinfecciosos, es muy utilizado en cosméticos para tratar el acné. También ayuda a combatir la caspa en el pelo. Ultimamente se ha vuelto muy popular en cremas para pies, pues es muy efectivo en la lucha contra hongos y bacterias. También se usa diluido para evitar el mal aliento.

Ortiga

Posee características astringentes y antiinflamatorias.

Aceite esencial

Esencia aromática procedente de una planta. Posee un olor agradable y volátil. Se puede inhalar, ingerir, aplicar sobre la piel mediante masajes o mezclar en el agua del baño. Se utiliza en cosmética como suavizante, regenerador o tonificante.

Alfahidroxiácidos

Son conocidos como AHA y también como ácidos frutales. Sirven para exfoliar con suavidad la epidermis, afinando el poro. Uno de los más empleados es el ácido glicólico, que se extrae de la caña de azúcar.