Compartir

problema dientes perroEl problema en la dentadura del perro más frecuente es la formación de placas de sarro, éstas producen una inflamación que, a su vez, reduce la adherencia de la encía al diente. Al principio, se verá como una leve acumulación de restos alimenticios y detritus en la unión de la encía con el diente, será como una línea algo amarillenta, y poco a poco la acumulación será mayor produciéndose una gingivitis más o menos importante y una debilitación ósea del diente que lo expondrá a la presencia de caries y otros procesos dentales.

La única solución efectiva para este problema en la dentadura del perro es recurrir a la eliminación mecánica de esa placa. Esto debe ser realizado por el veterinario, ya que el perro deberá ser inmovilizado, si es necesario, mediante sedación.

Deberá aprovecharse la oportunidad para hacer una buena revisión de cada pieza dental en busca de caries que deban ser reparadas o piezas en mal estado que deban ser extraídas.

Lo ideal para esta limpieza es el limpiador por ultrasonido, muy eficaz y nada lescivo para la pieza dental y es más rápido que el procedimiento manual.

La limpieza dental es casi imprescindible en los perros alguna vez a lo largo de su vida y en unas razas más que en otras. La frecuencia dependerá de los cuidados que se le brinden tanto en higiene como en alimentación.

Evitando la formación del sarro

La manera más eficaz de impedir la formación de sarro es mediante el cepillado diario de los dientes. El complemento es una buena dieta con alimentos secos que ayudarán a mantener la dentadura limpia por la fricción que producen contra los dientes cuando son masticados. Nunca se conseguirá una buena higiene si el animal come comida blanda o casera que siempre dejará restos entre los dientes los cuales se fermentarán produciendo el daño en la dentadura del perro.

Se trata en todo momento de evitar las limpiezas dentales para evitar que el perro sea anestesiado muchas veces.