Compartir

anorectalLos problemas anorectales se deben generalmente a problemas menores y poco graves, pero producen muchísimo malestar.

Lo más habitual cuando una persona presenta molestias, picazón, dolor o sangrado en la zona anal, es que alguna de estos problemas este presente: hemorroides o fisuras, y con menor frecuencia problemas del intestino grueso (enfermedad inflamatoria del intestino), infecciones o dependiendo de otros riesgos enfermedades más serias.

¿Por qué se producen estos problemas?

Las distintas enfermedades que comprometen el recto y el ano se producen como resultado de dificultades vasculares, traumáticas, infecciosas, neurológicas y hasta malignas en la zona anal y rectal.

Las causas de estos problemas pueden estar en la zona anal, anorectal o en el recto-colon.

¿Cuáles son los síntomas?

Los síntomas pueden ser dolor, secreciones, picazón, sensación de pesadez, incontinencia fecal o la palpación de una pequeña masa.

Cuando el síntoma predominante es el dolor, el problema suele localizarse en el ano, pues la zona anal y perianal son muy sensibles ya que muchos nervios llegan a esa zona. Una fisura o un absceso pueden causar dolor. Si un absceso (colección de pus) drena, Usted no solo sentirá mucho dolor sino que notará que despide un a secreción.

Si el síntoma es la picazón, suele haber algún problema que irrita la piel y puede producirse inflamación, con pequeñas fisuras. El sangrado es muy común y las causas principales son las fisuras (heridas en el margen anal) y las hemorroides. De todos modos debe consultar con su médico si es necesario algún examen en particular.

Diagnóstico de problemas anorectales

Para determinar la causa de su molestia, su médico considerará los síntomas que Usted le describe (dolor, sangrado, secreción, incontinencia, etc), si tiene riesgos para enfermedades del colon , deberá realizarle un examen anal y/o rectal para definir lo que le pasa.

Observando la zona del ano y perianal pueden determinarse causas como hemorroides externas, abscesos, fisuras, ulceraciones, eccemas; pero será importante que su médico realice una palpación a través de un tacto rectal para descartar otros problemas en la zona rectal.

Si lo considerara necesario su médico le indicará una rectoscopía que consiste en la visualización del recto (porción final del intestino grueso o colon) a través de un tubo que se introduce por el ano. Con este examen pueden diagnosticarse causas infecciosas, inflamatorias o malignas. En algunas oportunidades será necesario realizar otros exámenes en sangre o en orina.

¿Cuáles son los tratamientos anorectales más habituales?

  • En algunas oportunidades el tratamiento esta dirigido a calmar los síntomas y prevenir nuevas episodios (hemorroides, fisuras) y en otros casos los tratamientos son más definitivos (abscesos, enfermedades infecciosas).
  • Si su médico le diagnosticó una fisura anal, Usted deberá recibir tratamiento antiinflamatorios y cicatrizantes locales y si el dolor es muy importante también podrá recibir analgésicos más potentes. Deberá evitar la constipación y podrá realizar baños de asiento con sustancias astringentes o desinflamantes. Si la fisura no mejora o se hace crónica o recurrente, su médico le planteará tratamientos quirúrgicos más definitivos.
  • En el caso de los abscesos, no será suficiente el tratamiento con antibióticos sino que requerirá el drenaje quirúrgico, es decir la apertura quirúrgica de esa colección de pus para eliminar el foco infeccioso.
  • Para otros problemas infecciosos o inflamatorios de recto-colon su médico lo asesorará para el correcto tratamiento.
  • Si la causa de su malestar se debe a hemorroides podrá aliviar el dolor puede realizar baños de asiento con productos astringentes (desinflamatorio) y agua, 3 a 4 veces por día. Será más importante prevenir la constipación ya que es una de las causas más comunes. Si tiene un dolor muy fuerte es conveniente que realice reposo en cama y no se pare y puede utilizar diferentes productos locales (cremas, supositorios) que su médico le podrá recomendar para aliviar los síntomas. En casos graves o que persisten a pesar de los tratamientos habituales, las hemorroides pueden ser eliminadas con diferentes procedimientos: ligadura, electrocoagulación, laser y cirugía. Cuando las hemorroides externas son muy dolorosas y contienen un coágulo pueden ser tratadas con un procedimiento quirúrgico simple preferiblemente durante las 24 hs. siguiente que se formó el coágulo.