Salud

Etapas de la Mujer en la Vida

Compartir:

etapas mujer en la vidaDurante la vida de una mujer se van produciendo importantes cambios en el organismo, así como también se van sucediendo trascendentales acontecimientos y etapas. Desde la primera menstruación hasta la aparición de las arrugas, todos son hechos que aparecen en tiempos bien definidos y marcan las etapas de la mujer en la vida

0 a 10 años: Los primeros pasos para convertirse en mujer

  • En las recién nacidas aparecen botón mamario, posibles reglas y secreciones vaginales, por la acción de los estrógenos que traspasó la madre a través de la placenta durante el embarazo.
  • También en este grupo pueden aparecer angiomas (manchas de color rojo en la piel como pequeñas cabezas de vena) o lunares de nacimiento. Se recomienda consultar con un dermatólogo.
  • En la etapa de lactancia es común la dermatitis del pañal: irritaciones provocadas por el contacto con deposiciones y cremas. Se debe acentuar la higiene en la zona genital.
  • En etapa preescolar, entre los tres y los cinco años, son frecuentes las alergias a la piel.
  • Fuerte tendencia a sufrir de dermatitis atópica: la niña se rasca y se provoca eritemas o heridas que producen ardor.
  • Durante la etapa escolar son frecuentes las infecciones en la piel. Entre ellas las comunes son el impétigo contagioso (infecciones por streptococo y estafilococo), sarna y piojos.
  • En general la piel es suave y se mantiene joven y lozana.
  • Alrededor de los nueve años, aparecen las primeras características sexuales secundarias: aparición del botón mamario o telarquia, olor axilar, crecimiento del vello pubiano o pubarquia, y posteriormente la menarquia o primera regla. El climaterio pos menopáusico, que se caracteriza por cambios de ánimo y de humor, y a nivel más físico, sequedad vaginal, sequedad de la piel, flacidez de las mamas y mineralización de los huesos.
  • En esta etapa de la mujer se intensifica la osteoporosis, con un 4 a 5% de pérdida de hueso al año.
  • Aparición de venas y várices en la piel, habitualmente producidas por pasar mucho tiempo de pie, aunque también pueda influir un componente hereditario.

10 a 20 años: camino a la madurez

  • Alrededor de los 15 años se inicia el período fértil en la mujer, comienza la ovulación (suele aparecer un año después de la primera regla).
  • Se produce la maduración de los órganos sexuales, las glándulas mamarias ya están listas para amamantar.
  • Comienzan todas las patologías provocadas por las hormonas. La más común es el acné.
  • La piel se pone más grasosa, sebosa. Las glándulas sebáseas se dilatan, se infectan provocando las espinillas.
  • Comienza la dilatación de los poros, que es un proceso natural y esto hace que aparezcan granitos.
  • Se definen las características de la piel: seca, mixta, grasosa. La mayoría de las mujeres tiene de piel mixta. Las rubias en cambio, son de piel más seca.
  • Comienzan las patologías por el sol: un fenómeno sin retorno que se denomina fotoenvejecimiento.
  • Aparecen pecas y manchas producto de quemaduras solares.
  • Aparecen las estrías, que se dan en forma más frecuente y con mayor intensidad en niñas que aumentan o bajan de peso en forma muy rápida.

30 a 40 años: Etapa adulta de la mujer, plenitud femenina

  • La piel comienza a engrosar, producto también del fotoenvejecimiento.
  • Se dilatan mucho más los poros y las manchas se hacen más evidentes.
  • Comienza la aparición de las arrugas, sobre todo, en mujeres acostumbradas a exponerse a los rayos solares.
  • Empieza el problema de la caída del pelo, que puede ser provocado por enfermedades a la tiroide, anemias y estrés (causa más frecuente).
  • Se debe fomentar el autoexamen mamario como hábito.
  • Empieza la osteoporosis, con un uno y dos por ciento de pérdida de los huesos al año.
  • Empiezan a aparecer tumores cutáneos y manchas por envejecimiento.
  • Puede aparecer cáncer cutáneo y dentro de ellos el más frecuente es el epitelioma basocelular (costras y ulceritas que permanecen como pequeñas heridas, en la cara y las zonas más expuestas, como los brazos).
  • También es frecuente el melanoma maligno (lunares de color negro que cuando se detectan en forma tardía tienen muy mal diagnóstico).
  • Se intensifican las arrugas, dado que por la disminución de las glándulas sebáseas , la piel se reseca.

40 a 50 años en las etapas de la mujer: Camino a la tercera edad

  • Comienza la premenopausia, etapa en la vida de la mujer en que el ovario empieza a perder su capacidad de funcionamiento.
  • Período de reglas más distanciadas.
  • Aparición de palpitaciones, sudor nocturno, bochornos (sensación de calor y ahogo) e insomnio. Todos son hechos provenientes de la declinación del ovario.
  • Se vive lo que se llama climaterio premenopáusico, que termina cuando el ovario definitivamente no produce más hormonas y el útero no sangra más.
  • Habitualmente la menopausia o última regla viene después de un período de seis meses sin menstruar.
  • Puede darse la menopausia precoz en esta etapa de la mujer, cuando ésta aparece antes de los 37 años.
  • Después de la menopausia empieza el climaterio pos menopáusico, que se caracteriza por cambios de ánimo y de humor, y a nivel más físico, sequedad vaginal, sequedad de la piel, flacidez de las mamas y mineralización de los huesos.
  • Se intensifica la osteoporosis, con un 4 a 5% de pérdida de hueso al año.
  • Aparición de venas y várices en la piel, habitualmente producidas por pasar mucho tiempo de pie, aunque también pueda influir un componente hereditario.

50 a 60 años: Camino a la vejez

  •  A nivel del cerebro, pareciera ser que la mujer que no recibe estrógenos de reemplazo tendría mayor posibilidad de padecer Alzheimer.
  • La vagina se pone atrófica, lo que provoca dolor durante el acto sexual.
  • Aumento del colesterol y los lípidos sanguíneos, por ende, aumenta también la posibilidad de sufrir infartos al miocardio.
  • Mayor riesgo de tener cáncer de ovarios y de endometrio, como también cáncer de mama.
  • Se recomienda el uso de hormonas de reemplazo, ya que ayudan a mejorar la calidad de vida y no tienen grandes contraindicaciones.
  • Las mujeres que nunca presentan síntomas de menopausia son las más proclives a tener un cáncer porque tienen mucho estrógeno en el cuerpo. Como el ovario ya dejó de funcionar, no existe la progesterona encargada de equilibrar los efectos del estrógeno (hacer crecer todo lo que depende de él). Si esos tejidos no maduran se vuelven malignos.
  • En estas etapas de la mujer empiezan a aparecer tumores cutáneos y manchas por envejecimiento.
  • Puede aparecer cáncer cutáneo y dentro de ellos el más frecuente es el epitelioma basocelular (costras y ulceritas que permanecen como pequeñas heridas, en la cara y las zonas más expuestas, como los brazos).
  • También es frecuente el melanoma maligno (lunares de color negro que cuando se detectan en forma tardía tienen muy mal diagnóstico).
  • Se intensifican las arrugas, dado que por la disminución de las glándulas sebáseas , la piel se reseca.