Compartir

prevenir el síndrome del túnel carpianoSentía los dedos de la mano derecha como dormidos, me dolía desde la muñeca al antebrazo y tenía tal debilidad en el pulgar que apenas podía sujetar un objeto con la mano“, cuenta Rut, periodista madrileña que se pasa un mínimo de siete horas diarias tecleando en el ordenador. “Por las noches era aún peor. Finalmente fui al traumatólogo“. Una electromiografía, que es una prueba que analiza cómo se transmiten las señales nerviosas en el músculo, demostró que padecía el síndrome del túnel carpiano, “algo que ni sabía que existía“.

El tratamiento incluía el uso de una férula, la toma de antiinflamatorios, el descanso de la mano afectada, y, por supuesto, ciertos cambios en la forma de trabajar. “Si hubiera empezado por ahí, no habría desarrollado este problema”, reconoce Rut.

Medidas para prevenir el síndrome del túnel carpiano

La mejor cura para el síndrome del túnel carpiano -una dolorosa inflamación de los tendones de la muñeca- es prevenirlo, señalan los traumatólogos. ¿Cómo? Evitando movimientos repetitivos de la mano, como los que hacen los carniceros, los carpinteros, las cajeras, las costureras o los programadores de ordenador… Lo peor: agarrar cosas con la muñeca doblada.

Cierto es que las mujeres somos más propensas a desarrollar esta afección y que ésta puede aparecer como consecuencia de lesiones en la muñeca o también acompañar a otras enfermedades, como la diabetes, la artritis reumatoide o los problemas tiroideos, pero si eres carnicera y te pasas el día dándole al machete o, como Rut, vives delante del ordenador, puedes tomar algunas medidas para prevenir el síndrome del túnel carpiano:

  • Asegúrate de que tus manos estén en la posición correcta. El brazo, la muñeca y la mano han de estar en línea recta, con los codos en un ángulo de 90 con respecto a la mesa.
  • Tómate descansos frecuentes: levántate, estírate y camina, y no lleves relojes o pulseras que aprieten la muñeca.
  • Evita aplicar presión sobre la muñeca. Eso incluye no apoyarte con las manos en la silla cuando te levantas de ella.
  • Aprende a usar el ordenador de forma adecuada: elige un ratón que te permita trabajar en una postura relajada; no lo aprietes ni lo sostengas entre el pulgar y el meñique; no lo muevas de un lado a otro ni hagas giros con él y muévelo siempre con todo el brazo; mantenlo junto al teclado y no uses los apoyos de muñeca porque duplican la presión en el túnel carpiano.
  • Evitarás lesiones permanentes prestando atención a los primero dolores. Vigila los niveles de vitamina B6 porque su déficit predispone a este mal.

La cirugía, un buen tratamiento para síndrome del túnel carpiano

El último estudio sobre el síndrome de túnel carpiano, recién publicado, ha comprobado que la cirugía supera en eficacia a las férulas y a la inmovilización como tratamiento para esta dolorosa inflamación. Conlleva mayor estrés para el paciente, reconocen los autores del estudio, pero se trata de una intervención menor, con riesgos limitados.

Se realiza con anestesia local y casi todos los pacientes pueden utilizar la mano al día siguiente. No hay razón para sufrir y vivir con limitaciones cuando existen tan buenas perspectivas.