Compartir

preparar piel solTu piel necesita estar limpia y bien alimentada para recibir los rayos de sol y broncearse de forma saludable. Preparar la piel y empezar a tomar el sol poco a poco y con moderación son condiciones indispensables para tener un bronceado uniforme, duradero y sobre todo más sano.

Si eres una persona impaciente a las que no les gusta esperar, te recomendamos que pruebes las cremas tipo Colorant que encontrarás en las herbodietéticas.

Además, tienen la ventaja de no tapar los poros y con una sola aplicación conseguirás darle una discreta tonalidad a tu tez, manteniendo su aspecto fresco y natural.

Cuidado con el acné

Las personas con acné saben que cuando se exponen al sol sus granos se secan y tienden a desaparecer, quedando así una piel más bonita y uniforme. Sin embargo, cada vez se cuestiona más esto. Muchos dermatólogos ven en el bronceado sólo una manera de ocultar el problema, ya que en realidad con el sol la capa dérmica se vuelve más gruesa, los poros se cierran y las glándulas sebáceas quedan aisladas bajo la superficie de la piel.

Así, cuando pasa el verano y la piel se vuelve otra vez más fina, el acné vuelve a aparecer, a veces con más fuerza, dando lugar a más puntos negros e inflamaciones. Por ello, hay que aplicar una serie de tratamientos cutáneos. Empieza desde hoy una cura depurativa tomando cada día una o dos infusiones depurativas como por ejemplo de tisana depurativa o arcilla, finalizando cada sesión con la aplicación de cremas purificantes para reducir o acabar con el acné.

Una buena nutrición

A partir de los 30 aparecen las patas de gallo y los primeros signos de fatiga. Los capilares subcutáneos comienzan a dilatarse y se pierde elasticidad. En estos casos hay que activar la reparación celular. Así, los esfuerzos durante estos meses de verano deben concentrarse en proporcionarle al cutis todos los nutrientes y antioxidantes que precise para garantizar que su capacidad regeneradora no se ralentice.

Lo primero que hay que hacer es limpiar la piel en profundidad. Puedes hacerlo con baños de vapor o peelings suaves con sustancias abrasivas vegetales para el cutis, y para el resto del cuerpo, con cepillados en seco con un guante de crin antes de la ducha, que además de eliminar las células muertas, revitalizan la circulación y oxigenan la piel.

Con la piel limpia es recomendable dar en la cara una crema hidratante que contenga aceites como el de jojoba, o plantas como aloe vera o el helicriso, mejor. Le proporcionarán también una buena nutrición y humedad. Además, el aloe vera y el helicriso ayudan a proteger la piel de determinados rayos solares, lo que permitirá que se vaya acostumbrando poco a poco a ellos. Las mascarillas de yogur y fresa dos veces por semana y las cápsulas nutritivas también son muy útiles.