preguntas al gincólogoSon muchas la mujeres, especialmente jóvenes, que tienen pendientes preguntas al ginecólogo y que por una u otra razón no se han atrevido a hacer o  no han tenido ocasión. Aquí encontraras respuestas para algunas de las más frecuentes.

Las revisiones imprescindibles

¿A qué edad hay que hacerse la primera exploración ginecológica y cómo debe ser?

Entre los 18 y los 21 años, y antes, si se tienen relaciones sexuales. Pero acudir al ginecólogo es importante no sólo para conocer el estado de salud, sino como vehículo de información. Muchas mujeres tienen miedo a esta visita médica, pero si no hay problemas añadidos una revisión consiste sólo en una ecografía, la comprobación de si su aparato genital está bien y una exploración mamaria para determinar si hay quistes o fibromas.

¿Ante qué situaciones hay que anticipar el chequeo anual?

En cualquiera que resulte anormal, porque cada mujer se conoce y sabe cuándo le ocurre algo raro, como alteraciones en los ciclos menstruales, dolores anómalos en las mamas, molestias, sangrados. Puede acudirse primero al médico de familia, que le derivará al especialista si lo considera oportuno.

¿A partir de qué edad pueden espaciarse las visitas?

No deben espaciarse. Es fundamental acudir anualmente a partir del momento en que se inician. Al dejar de tener la regla no dejamos de ser mujeres. Es más, las revisiones son muy importantes para prevenir un posible cáncer de útero, problemas como la atrofia genito-urinaria, o para tener unas relaciones sexuales satisfactorias.

Preguntas al ginecólogo sobre métodos anticonceptivos

¿Cómo podemos saber cuál es el método idóneo?

Si es uno de barrera no es necesario acudir a un especialista, pero sí recabar información. Los anticonceptivos orales siempre debe recetarlos un médico, ya que pueden presentar alguna contraindicación. Hay que asegurarse de que no se está tomando algo nocivo y que se está optando por el tratamiento idóneo.

Más información sobre métodos anticonceptivos.

¿Cuándo puede administrarse la píldora del día siguiente?

La paciente lo debe solicitar tras una relación sin protección o si falla el método que ha utilizado en las 72 horas siguientes. La Ley considera que a partir de los 16 años la menor es madura y puede decidir. En cualquier caso, no es un método anticonceptivo y no se debe usar de esa manera. No tiene contraindicaciones, pero puede provocar efectos secundarios como náuseas o vómitos.

¿Son seguros los llamados métodos naturales, como el Ogino, Bilings o la temperatura basal?

Son eficaces, pero requieren una utilización muy coherente. Hay que evitar las relaciones en los momentos precisos del ciclo. Tienen más fallos que otros sistemas, pero funcionan.

El momento de la gestación

¿Qué riesgos tiene tener el primer hijo después de cumplir los 35 años?

Se ha especulado mucho sobre esos peligros. A los 35 años, el cuerpo aún está en plenas condiciones y no supone ningún riesgo quedarse embarazada por primera vez. Las precauciones se toman a partir de los 37, cuando son necesarios un buen seguimiento del embarazo y diagnóstico prenatal.

¿Cuándo pueden restablecerse las relaciones sexuales después del parto?

Unos 40 días después, que es cuando el cuerpo ya se encuentra, más o menos, recuperado.

¿Todas las mujeres que tengan un problema de esterilidad pueden someterse a un tratamiento de fertilidad?

Los tratamientos de fertilidad son válidos para cualquier mujer que no presente ninguna enfermedad que los contraindique. A partir de los 43 años, dado que la fertilidad de la mujer está muy disminuida, no se suelen conseguir embarazos con los tratamientos convencionales de reproducción asistida. Entonces se recomienda recurrir a la donación de óvulos o la adopción.

¿Cuándo debe preocuparse una pareja que ha prescindido de los sistemas de contracepción para tener un hijo, pero no ha obtenido los resultados esperados?

Cuando después de un año teniendo relaciones sexuales habituales y sin el uso de ningún medio anticonceptivo no hay embarazo. Entonces se recomienda un estudio básico de fertilidad, en función de cuyo resultado se valorará la necesidad o no de someterse a un tratamiento de reproducción asistida.

Los problemas más frecuentes

¿En qué consiste la endometriosis y cómo se puede tratar?

La endometriosis es una enfermedad benigna que se puede extender y producir lesiones, por lo que se comporta como una enfermedad maligna. Son menstruaciones retrógradas a través de las trompas uterinas: pequeñas gotas de sangre quedan depositadas en los ovarios o en cualquier otra parte del abdomen y esto provoca una nueva menstruación de esas gotas, aumentando su volumen progresivamente y llegando a conformar quistes.

Una de las características del intestino grueso y del delgado es que acuden al lugar donde se sangra. Esta parte del intestino quedaría adherido al lugar de ese sangrado menstrual mínimo interno y sucesivamente se provocaran más adherencias del intestino a la trompa, el ovario, la matriz. . .

Todo esto conlleva, entre otros síntomas, la dismenorrea (dolor con la regla), la disparenuria (dolor en las relaciones sexuales) y también la disminución de la tasa de fertilidad.

Una vez que se ha diagnosticado mediante el historial clínico, la exploración y la ecografía ginecológica debe evaluarse el tratamiento, que puede ser quirúrgico y/o médico.

¿Cuáles con las infecciones vaginales más frecuentes?

Las candidiasis que, en muchos casos, surgen por usar antibióticos. Se conocen como ‘hongos’ y producen cierto escozor, picor y malestar en la zona vaginal. Para atajarlos basta con aplicar óvulos vaginales antimicóticos.

¿Por qué algunas mujeres sienten dolor durante las relaciones sexuales?

Las causas son infinitas: una cicatriz del parto, una infección vaginal, motivos psicológicos. En cada mujer puede deberse a una situación concreta, pero casi siempre se averigua cuál es el motivo y su solución.