Compartir

Kite skiEl Kite ski es nuevo deporte, agresivo y fuerte: deslizarte por la nieve arrastrado por una cometa empujada por la fuerza del viento.

La combinación de distintas técnicas provenientes del esquí, las cometas de tracción y la navegación, ha dado lugar a esta práctica. Con el kite ski puedes navegar sobre el manto blanco siguiendo los rumbos que tú decidas, deslizarte a velocidades increíbles de hasta 100 km/h o realizar saltos interminables.

El viento es suave; el lago está helado y en su superficie hay nieve en polvo. La cometa ya está hinchada. Te calzas los esquís y levantas la vela para empezar a deslizarte sobre la nieve, clavando los cantos para que el viento no se te lleve derivando y puedas elegir el rumbo que necesitas. Finalmente, anclas la cometa al arnés y empiezas a coger velocidad, levantando una buena estela de polvo, y las espátulas de los esquís empiezan a moverse. Estás literalmente deslizándote sobre la nieve colgado del cielo. Un giro de la cometa en dirección contraria a la trayectoria, y sales catapultado hacia las nubes. El tiempo parece detenerse y la sustentación de la vela te devuelve suavemente a la superficie. La imagen es de lo más especial: movimiento, velocidad, plástica, color, entorno.

El kite ski ha abierto grandes posibilidades en el mundo de la expedición en terrenos nevados y helados, permitiendo cubrir grandes distancias impensables hace tan sólo unos años. Relevantes nombres del mundo expedicionario han empezado a utilizar esta técnica en distintos rincones del planeta. Reinhold Messner y Hans Kamerlander, entre otros, ya utilizaron la fuerza del viento y las cometas en alguna de sus expediciones.

Este deporte puede realizarse indistintamente con esquís o con tabla de snowboard. La cuestión es deslizarse sobre la nieve. Las posibilidades que ofrece el kite ski, en lo que a freestyle se refiere, son interminables. Aún está todo por descubrir, todavía puedes inventar y poner el nombre que quieras a ese truco ensayado. La sustentación desde el cielo permite efectuar trucos y piruetas de una forma más cómoda, ya que le hemos hecho trampa a la fuerza de la gravedad.

Los llanos y los altiplanos ventados son buenos spots para practicar el kite ski en lo que a zonas de montaña se refiere. No obstante, las zonas árticas y los lagos helados son, sin duda, el mejor lugar para disfrutar de este deporte, aunque nunca debemos olvidarnos de tomar las debidas precauciones.