Compartir

pilates para adelgazarPilates no es sólo una forma más de hacer ejercicio. Las personas que lo practican adelgazan, mejoran su postura, se mueven con más soltura, su sueño es más profundo y tienen una mayor flexibilidad.

Esta técnica, que debe su nombre a Joseph Hubertus Pilates, un atleta alemán que defendía la idea de que fortaleciendo el centro de energía se podía conseguir el movimiento libre del resto del cuerpo, parte del principio cuerpo-mente como una unidad. Su propio creador solía decir: “No mente en cuerpo, sino mente y cuerpo”.

Joseph Hubertus creó más de 500 ejercicios e inventó un sistema original y único de aparatos de Pilates destinados a potenciar movimientos basados en seis principios básicos: concentración, control, centralización, fluidez de movimiento, precisión y respiración.

Por la visión terapeutica del Pilates y su filosofía de “cuerpo y mente: un todo armónico”, los médicos han reconocido los beneficios del sistema.

Realizando diferentes ejercicios se llega al fortalecimiento y estiramiento de los músculos.

No hay que olvidar que la finalidad del método es conseguir fuerza abdominal, mejorar la flexibilidad, perder peso aquellos que lo necesiten y lograr el control total del cuerpo. Por ello, la concentración, cuando se realizan los ejercicios, es vital para la calidad del movimiento, la coordinación y la respiración.

También se desarrollan aptitudes como la atención, la disciplina, la autoestima y la propia concentración. Se consigue un dominio total de la motricidad y un mayor conocimiento del propio cuerpo.

El método pilates puede ser practicado por personas de cualquier edad, desde un niño de 12 años a un anciano, ya que se trata de un deporte que se adapta a la condición física de cada persona que lo practique, por ello es utilizado también por deportistas de alto rendimiento.

Existen toda una variedad de accesorios y máquinas de pilates. Algunas de ellas son: pilates  reformer, el barril, aparatos de suelo, sillas adaptadas o el trapecio.