Compartir

piernas suavesEl tener unas piernas más suaves no debe limitarse sólo a ejercitarlas y a que la piel esté firme gracias a una buena exfoliación semanal e hidratación diaria.

Al final del día, las piernas suelen ser la zona de nuestro cuerpo donde se acumula el cansancio y son pocas las personas que se libran de la sensación de hormigueo o pesadez en piernas y tobillos. Para evitarlo debemos, a lo largo del día, evitar ciertas situaciones:

  • No exponer las piernas a fuentes de calor directas, como la calefacción del coche o estufas o radiadores o incluso la CPU del ordenador si las tenemos en el suelo.
  • Utilizar medias “de descanso” y zapatos cómodos si por nuestro trabajo tenemos que mantenernos mucho tiempo de pie. Si, por el contrario, debemos permanecer mucho rato sentadas, colocar un taburete bajo (incluso un par de guías telefónicas) bajo la mesa para poder elevar los pies.
  • Procurar no tener las piernas cruzadas si estamos sentadas durante mucho tiempo.
  • Evitar en lo posible que las zonas de trabajo tengan suelos enmoquetados, que se cargan de electricidad estática y acentúan la sensación de cansancio en las piernas.
  • No llevar prendas demasiado ajustadas en los muslos y las caderas, que impiden una buena circulación. También son muy perjudiciales los calcetines o medias “ejecutivos” que comprimen justo bajo la rodilla, es mejor optar por los que tienen elásticos anchos y suaves que sujetan sin oprimir.

Llegamos a casa y, tras lanzar lejos los zapatos y dejarnos caer en el sillón, nuestras piernas se niegan a relajarse y aparece la desagradable sensación de pesadez y hormigueo. Es el momento de meternos en la ducha y aplicarnos agua fría en las piernas insistiendo con un chorro fuerte en los tobillos y la planta del pie.

Después, nos aplicaremos una crema específica con efecto refrescante que eliminará el cansancio y la sensación de pesadez y nos tumbaremos con las piernas en alto durante al menos 20 minutos. El hormigueo desaparecerá y estaremos listas incluso para calzarnos las sandalias de tacón y salir disparadas a una cena.