Compartir

piernas bien cuidadasEl ejercicio, los masajes, el uso de cremas hidratantes y anticelulíticas y de medias de descanso son buenos aliados de nuestras piernas. También las posturas que adoptamos con ellas son importantes. Así, al cruzar las piernas, la circulación sanguínea se realiza con más dificultad, se produce sensación de hinchazón y ésta puede llegar a ser la causa de que se acumulen grasas en distintas zonas.

Adopta una buena postura

Permanecer de pie en situación estática durante un largo periodo de tiempo provoca cansancio en las piernas, hinchazón y hasta calambres. Por culpa de la mala circulación sanguínea se ralentiza su velocidad y la sangre se acumula en los tobillos y en las zonas inferiores. Lo que puedes hacer para evitarlo es cambiar a menudo de postura realizando un balanceo alternativo de ambas extremidades.

Estar durante todo el día con las piernas encerradas en unas botas de tacón alto es antinatural y, a la larga, trae consecuencias negativas. En cuanto tengas ocasión, deshazte de ellas, ponte algo cómodo en los pies y eleva las piernas si estás sentada. También puedes realizar pequeños ejercicios circulares con los pies hacia un lado y otro. Para relajar la musculatura de los miembros inferiores camina por casa con calcetines gruesos, si las condiciones del suelo lo permiten. Si tienes la playa cerca, puedes caminar descalza sobre la arena.

Buenas estrategias para tus piernas

Para combatir el frío, lo más importante es que no permanezcas inmóvil. Además, debes utilizar calzado apropiado que te aísle bien de las bajas temperaturas y calcetines calientes. Si lo que quieres es aligerar las piernas pesadas, alterna duchas frías y calientes. También puedes utilizar panties térmicos.

Para favorecer la circulación, recuéstate con las piernas en alto. Ésta es la posición más adecuada para hacer fluir la sangre desde los pies hacia el corazón. Coloca dos almohadas debajo del colchón para mantener los pies algo más elevados que la cabeza mientras duermes. Evita los masajes traumatizantes, los zapatos que oprimen, la calefacción demasiado fuerte y la cera depilatoria muy caliente. Haz deporte, la marcha favorece el masaje del talón. Practicar la bicicleta, la natación, el esquí de fondo, el yoga y la gimnasia, te puede ayudar.

Por último, recuerda que el frío calma y el calor relaja.

Fibras que inducen al descanso

Los panties de compresión o descanso alivian las piernas cansadas. El tejido helicoidal es la estructura de base de la compresión graduada. Sigue la anatomía natural de las venas y ayuda al corazón en su función de bombeo de la sangre. También existen tejidos que liberan activos cosméticos al contacto con la piel.

Los ‘deniers’ indican el grado de opacidad y de grosor de una media: una textura ultrafina puede tener 15 ‘deniers’; una media opaca y gruesa, perfecta para protegerse del frío, podría tener unos 100. En las medias de descanso, 80 ‘deniers’ corresponde a un grado alto de compresión y 40, a un grado medio. El punto máximo de compresión se produce en el tobillo y se va reduciendo progresivamente en la pantorrilla y el muslo.

Una acción global coordinada

Los tres problemas fundamentales que afectan a las piernas se suceden como por efecto dominó. Todos sabemos que la celulitis empeora cuando se producen problemas circulatorios y no es raro que venga acompañada de varices.

El automasaje diario bajo el chorro de agua caliente de la ducha con un guante de crin o al extender un producto anticelulítico facilita el drenaje de toxinas y estimula la circulación. El vapor favorece la dilatación de los capilares y de los vasos sanguíneos y la piel se vuelve más receptiva.