Compartir

El escorpión, o alacrán, es uno de los arácnidos más frecuentes en algunas latitudes, especialmente tropicales, cuyas lesiones por picadura raras veces son mortales. Su veneno se aloja en un órgano venenoso situado en la punta de la cola, que termina en forma de aguijón.

Síntomas de la picadura de escorpión

picadura escorpiónEn el hombre, la picadura del escorpión es dolorosa, y en algunos casos puede llegar a causar la muerte, sobre todo cuando la víctima es un niño menor de diez años. La mayor parte de las especies sólo producen síntomas locales leves:

  • Inflamación local.
  • Sensación de quemación dolorosa.
  • Extravasación de sangre en los tejidos afectdos de la zona de la picadura.

En las situaciones en las que se produce una reacción general severa, ésta se caracteriza por:

  • Vómitos.
  • Laxitud.
  • Sudoración profusa.
  • dolores articulares.
  • Crisis de elavación brusca de la tensión arterial (hipertensión).
  • Aceleración del latido cardiaco (taquicardia).
  • Dificultad respiratoria.
  • En los casos más graves, aparecen contracturas musculares generalizadas y parada cardiorrespiratoria.

Por lo general, los síntomas son de carácter leve, de reacción local, aunque en ocasiones pueden producirse síntomas generales graves que pueden conducir a la muerte del accidentado.

Tratamiento de la picadura de escorpión o alacrán

En los casos graves, se recomienda la aplicación de un torniquete, del modo en que se ha indicado anteriormente para las mordeduras de serpiente venenosa. En las situaciones leves, el tratamiento se orientará a conseguir calmar el dolor local; esto puede lograrse con la aplicación de compresas empapadas en agua fría, o de una pasta espesa hecha con agua y bicarbonato, o un emplasto de tierra arcillosa.

Prevención

En las zonas en donde abundan estos arácnidos, a fin de evitar sus picaduras accidentales, se deberán prevenir las posibilidades de contacto:

  • Sacudir bien la ropa y el calzado antes de ponérselo.
  • Inspeccionar cuidadosamente las ropas de la cama y las toallas antes de utilizarlas.
  • Evitar acampar sobre zonas en las que abunden ramas, troncos, piedras y otros residuos medioambientales.

En los casos graves, se recomienda la aplicación de un torniquete, del modo en que se ha indicado anteriormente para las mordeduras de serpiente venenosa. En las situaciones leves, el tratamiento se orientará a conseguir calmar el dolor local; esto puede lograrse con la aplicación de compresas empapadas en agua fría, o de una pasta espesa hecha con agua y bicarbonato, o un emplasto de tierra arcillosa.