diabetes al nacerCientíficos finlandeses han demostrado que el escaso peso y tamaño de un niño al nacer y un excesivo crecimiento durante la infancia aumentan las posibilidades de desarrollar la diabetes tipo 2, no dependiente de insulina.

La investigación, publicada en el número en la revista ‘Annals of Internal Medicine’ , se basa en los datos del registro de nacimiento de 7.086 personas que nacieron entre los años 1924 y 1933. Del total de personas analizadas, 471 desarrollaron la diabetes tipo 2 entre 1964 y 1971.

Según se indica en el trabajo, el índice de paicentes con esta patología entre los niños que pesaban menos de 2,5 kg al nacer se situaba en el 9,3%, mientras que en los recien nacidos que superaban este peso la cifra alcanzaba el 7,7%. El porcentaje descendía al 6,45% si superaban los 3 kg de peso.

Los doctores del Instituto Nacional de Salud Pública de Helsinki (Finlandia) afirman en el estudio que la altura de los recien nacidos es otro factor que aumenta las posibilidades de desarrollar la enfermedad.

El índice de casos se elevaba al 8,1% entre los pequeños que medían menos de 48 centímetros, mientras que en aquellos que medían entre 48 y 51 centímetros el índice se situaba en el 6,5%.

Tamaño de la placenta

El peso de la placenta también figura entre las factores de riesgo. Una placenta inferior a 450 gramos poseía un 10,6% de posibilidades de desarrollar la diabetes tipo 2, mientras que el porcentaje desciende en cerca de cuatro puntos si supera esta cifra.

Los niños que posteriormente desarrollaron esta tipología aumentaron más rápido su estatura y peso entre los 7 y 15 años, con respecto a otros chicos de su edad.

Según concluyen los autores del trabajo, el estudio confirma las investigaciones previas y apoya la teoría de que las características citadas del niño al nacer aumentan las posibilidades de padecer la diabetes de tipo 2.

Incidencia en España de la diabetes

Se estima que la diabetes afecta en España a un total de 2 millones de personas. Esta cifra supone el 6% de la población mayor de 30 años. El tratamiento de esta enfermedad supone entre el 5% y el 6% del gasto sanitario de España.