pastillas acidezDurante el año hay varias celebraciones y ocasiones especiales en las que muy pocos se resisten a la tentación de probar alimentos sabrosos, pero pesados. La mayoría de los casos, hasta indigestos.

Una de las consecuencias de esas comilonas es la acidez estomacal, que se manifiesta con un consabido y desagradable ardor que sube hasta la garganta.

Si usted forma parte del conglomerado  de personas que sufren regularmente de acidez estomacal, esté alerta porque esos malestares pueden significar más que una simple molestia.

Los especialistas dicen que se puede derivar en una enfermedad seria, como el reflujo gastroesofágico, un trastorno del tubo digestivo que puede ocasionar complicaciones graves si no es atendido a tiempo.

El reflujo gastroesofágico se produce cuando se relaja el esfínter del esófago, que es la válvula que conecta ese órgano con el estómago, permitiendo que suban por el esófago los ácidos digestivos.

Una forma más grave de ese trastorno es el reflujo gastroesofágico erosivo, que ocurre cuando el revestimiento del esófago se daña por la exposición prolongada a esos ácidos.

Los especialistas gastroenterólogos dicen que lamentablemente ciertos alimentos populares en las fiestas –como el chocolate, la menta, los alimentos ricos en grasas y las bebidas alcohólicas– tienden a agravar esos síntomas.

Los expertos aconsejan evitar esos alimentos si se sufre de acidez estomacal después de las comidas, las cuales se deben hacer varias horas antes de acostarse.

Si es poco frecuente la acidez estomacal, los pacientes pueden recurrir a medicamentos sin receta. Sin embargo, para enfermos de reflujo gastroesofágico erosivo los médicos pueden recetar un inhibidor de bomba de protones que corregirá esos malestares.

Una excepción típica y cuando se puede ver con cierta normalidad es cuando esta se da en el embarazo, siempre y cuando se trate de algo leve o moderado, de no ser así es recomendable consultarlo con su médico.