Compartir

los oscos senderismoLos Oscos están montados sobre una orografía muy similar al primitivo bosque herciano que la originó. Se ubican al occidente de Asturias, en el límite con la provincia de Lugo. Al norte tiene las sierras de la Bobia y Ouroso y los cordales de la Sendiña y Barbeitos; al oeste y al sur, el río Agueria, y al este y al sur, el río Ahio. En las montañas, tras la montaña: el valle, los valles solitarios. Un trazado de agua entre los bosques acecha el silencio occidental. Son Los Oscos, los tres concejos más al occidente de Asturias o tras el oriente de Galicia.

Comenzamos la Ruta de San Martín por la carretera local que en dirección noroeste conduce a Revoqueira, lugar éste donde comienza la ruta, cuyo inicio se efectúa cruzando el pueblo, una vez atravesado un camino a la derecha, nos llevará al sendero que baja a Mon, pueblo medieval y mitológico hoy casi abandonado, en el que existe un palacio construido en el s. XVIII, excepto la Torre de la parte sur que data del siglo XV. Conserva su fachada principal con llamativos escudos en los que se pueden leer las inscripciones “Estas Armas y Blasón son de la Casa de Mon, como fuerte las gané y así las defenderé”, además de otro más pequeño en la parte posterior; continuamos la senda señalizada, cruzamos la parte baja del pueblo.

Después de atravesarlo encontramos un desvío a la izquierda el cual nos conducirá a la ermita de Santa Marina; según la leyenda, las constantes disputas entre los vecinos de Mon y los dueños del palacio, por poseer la imagen de Sta. Marina provocaron que la ermita fuese construida en este lugar por mutuo acuerdo entre los habitantes del pueblo y los dueños de palacio.

Retornamos de nuevo a la senda que discurre rodeada de abundante y espesa vegetación formada por castaños, abedules, robles, además de monte bajo compuesto por brezo, retoña y tojo principalmente.

Igualmente a lo largo de todo el recorrido observamos numerosas “corripas” (cercas de piedra donde se secaban las castañas) y “cortines” (cercas de piedra de mayores proporciones que protegen las colmenas de los osos y el fuego).

A mitad del descenso se divisan bonitas vistas panorámicas de pueblos pertenecientes a concejos de San Martín y Pesoz. Al llegar al mazo de Mon lo primero que nos llama la atención es su puente de madera sobre el río Ahio. Este pueblo se encuentra habitado por una sola familia dedicada a una producción para el autoconsumo, leche, carne, hortalizas, viñedos y frutales.

El pueblo debe su nombre al antiguo mazo que aún subsiste hoy pero convertido en minicentral eléctrica para suministrar luz al caserío.

Dando así finalizada la ruta reemprenderemos el regreso a San Martín de Oscos por el mismo sendero que nos condujo hasta el pueblo.

Guía práctica del sendero

Accesos

Desde la costa, por Vegadeo, en el límite de Asturias con Lugo, se accede a Los Oscos por una carretera que asciende serpenteando al caserío de La Garganta. En la Garganta, la carretera se divide en dos, la de la izquierda lleva a la villa de Villanueva de Oscos, continuándose hacia el concejo y villa de San Martín de Oscos para comenzar a descender hacia los concejos de Pesoz y Grandas de Salime. Por la carretera que sale a la derecha de la Garganta, se llega al concejo y villa de Santa Eulalia de Oscos, siguiendo posteriormente hacia Fonsagrada (Lugo).

Llegamos a San Martín de Oscos desde Villanueva o Santa Eulalia sin ninguna dificultad por carretera de buen asfalto, en especial en algunos tramos más recientes. A Revoqueira accedemos desde San Martín por buena carretera y bien señalizada.

Dificultad

El trayecto presenta una dificultad media-baja. Más dura la vuelta por tener que hacerse en subida.

Duración

5-6 horas.

Distancia

Aproximadamente 10 kilómetros.

Flora

Lo más destacable son los bosques de castaños que crecen en la zona.

Fauna

Importante representación de aves. En las praderas y zonas más húmedas podemos encontrar salamandras con gran facilidad. En el molino de Mon abunda la fauna de ribera.

Catografía