Compartir

obesidad infantilHoy en día, un gran porcentaje de niños padecen problemas de obesidad. El ayudarles a rebajar y a mejorar sus hábitos alimentarios, es tarea tanto de los padres como de las personas a su cuidado. Sin embargo, el hacerlo no es fácil, por que no solo se trata de que disminuyan el consumo de alimentos, sino el de enseñarles el porque deben hacerlo.

A continuación, le damos una serie de recomendaciones que pueden ser de gran beneficio para luchar contra la obesidad infantil:

  1. Ser un buen modelo: Empiece por ser un ejemplo para su niño. Al hacer sus compras en el supermercado, sea muy cuidadosa con lo que seleccione. Lea las etiquetas y busque los alimentos más naturales y frescos. Evite aquellos, que contengan mucha azúcar o grasa. Incluya a su niño en las compras y tómese el tiempo de educarlo en cuanto a que alimentos son mejores para su salud.
  2. Mantener una actitud positiva: Trate de evitar el uso de terminología que tenga una connotación negativa, tal como “tienes que perder peso”, “deja de comer”, “ cada día estas más gordo”. En lugar, refierace al niño, con frases como: “ vamos a mejorar nuestra salud”, “si comemos alimentos frescos, estaremos más llenos de energía”, “hoy vamos a caminar al super en familia”. Su niño se sentirá mucho mejor y con más deseos de cooperar.
  3. Evitar el exceso, a la hora de servir: En casa, controle la cantidad de comida que sirve. Utilice las guías de alimentación adecuadas para la edad de su niño y limítese a servir lo que es recomendado. En muchos restaurantes, especialmente los de comida rápida, se sirven porciones extremadamente grandes y hacen que el niño coma en exceso.
  4. No omitir el desayuno: La disciplina para comer es fundamental, para evitar atracones entre comidas. En la mañana, siéntese con su niño a comer un saludable desayuno. Sírvale un cereal bajo en azúcar, leche descremada y una fruta.
  5. Preparar una buena merienda escolar: En la medida de lo posible, prepare usted la merienda de su niño, y asegúrese de incluir alimentos como: emparedados con pan integral, jugos naturales, agua, barras de granola o galletas de soda o con fibra, leches descremadas, ensaladas de frutas, etc. Muchas cafeterías y tiendas de nuestras escuelas ofrecen almuerzos y opciones de alimentos saludables, que pueden ser escogidas por los estudiantes con sobrepeso.
  6. Ejercitarse: El ejercitarse es necesario para hacer que el metabolismo de una persona queme eficientemente las calorías. Involucre a toda la familia en actividades al aire libre, como caminar en las tardes alrededor de la barriada, nadar, bailar, manejar bicicleta, etc. En la escuela, puede participar de ligas deportivas.
  7. Evitar contar calorías: No es recomendable poner a niños en dietas con restricciones caloricas. Igualmente no hable de dietas, ni de calorías. Los pequeños cambios que implemente pueden ser más efectivos y permanentes que una monótona y aburrida dieta! , y por tanto presentar mejores resultados contra la obesidad infantil.