Compartir

nutrición patatasLas patatas se conocen en España desde el siglo XV, cuando los españoles trajeron de América este tubérculo desconocido en el viejo continente hasta entonces. En Europa, arraigó su consumo de tal forma que en el momento actual si a una madre de familia le eliminaran este alimento de su cocina le crearían un serio problema .

La patata es un tubérculo además de fácil cultivo, con un rendimiento por superficie cultivada mayor que los cereales, que tiene un bajo precio y es susceptible de almacenar, procesar en forma de harina, copos, fécula, etc. Esto hace que sea un alimento de primer orden en la dieta diaria. Su textura y la absorción fácil de sabores hace que se prepare con mucho éxito con carne, pescado, marisco, etc., haciendo unos platos muy nutritivos y sabrosos.

Según algunas encuestas, el consumo por persona y año de patatas viene a ser de 118 kgr.

Valor nutritivo de la patata

El valor nutritivo de la patata es principalmente calórico, pues su gran riqueza en hidratos de carbono en forma de almidón, nos proporciona unas 89 calorías en l00 gramos. Su contenido en proteínas es bajo, inferior al de los cereales y leguminosas, y desde el punto de vista vitamínico quizá sea la vitamina C la única importante, aunque se destruye con tanta facilidad que pierde su interés práctico.

Al analizarlas desde el punto de vista bromatológico (del estudio de los alimentos) se encuentran variaciones según el medio en el que se cultivan, la madurez al recolectarlas, las condiciones de almacenamiento, así como la variedad de que se trate.

En algunas encuestas realizadas por el Programa EDALNU se ha encontrado tal consumo de patatas entre las familias de ambiente rural, que si se preparan correctamente para evitar las pérdidas de vitaminas por cocción encontrarían en la patata la mejor fuente de vitamina C en la dieta (100 gramos de patata tienen 20 miligramos de vitamina C, es decir, más que la pera, la manzana, el melocotón y muchas otras frutas).

Consejos de cocina

Al pelarlas se debe eliminar el remojo y hacerlo momentos antes de cocinarlas para evitar que se ennegrezcan con el aire y oxide su vitamina C. Al cocerlas, si la preparación lo permite, se debería hacer con su piel y, si no es posible, en olla de presión y con poca agua. Las patatas asadas al horno con su piel conservan mejor sus vitaminas. Las patatas guisadas pierden el 80% de su vitamina C.

La capacidad de nutrición de la patata es muy buena y está en función de la forma en que ha sido cocinada. Así, las patatas cocidas son muy digestibles y en la medida que incorporan grasas: fritas, salteadas o guisadas, la digestibilidad es menor.

La fécula es un producto resultante de la extracción del grano de fécula de las patatas, tiene un aspecto blanco brillante y cuando se toca con la mano nos da la sensación de frescor. Suele utilizarse para engordar purés y salsas.

Saber elegir

Al comprar este producto, que apenas plantea problemas en la selección, debe hacerse escogiendo la variedad según su uso:

La patata de carne blanca se deshace fácilmente en la cocción, por lo que resulta muy adecuada para sopas y purés. La de carne más amarilla es muy buena para ensaladas, salteada y frita. Tiene además mayor contenido en vitamina A por su riqueza en carotenos (pigmento amarillo anaranjado que se encuentra en ciertas células vegetales, y da su color a la zanahoria).

Conservación

La conservación de este alimento es también fácil, por lo que en el hogar se puede tener una buena reserva, siempre y cuando exista espacio suficiente en un lugar seco, aireado y oscuro. Debernos aislar los sacos del suelo mediante tarimas. Las patatas que compremos para conservar se escogerán sanas, secas y sin manchas. Las especies de carne amarilla se conservan mejor.

En el mercado aparecen patatas tratadas industrialmente y que tienen presentaciones diferentes. Las patatas desecadas en forma de hojuelas se usan para purés y en esta forma vienen la mayoría de los purés comerciales, que al introducirlos en agua se hinchan adquiriendo una consistencia cremosa.

Las llamadas patatas deshidratadas de fácil almacenamiento sufren un tratamiento industrial, que las deja con una humedad del 10 al 15% (un kilogramo de producto equivale a cinco o siete kilogramos de patatas).

Cantidad recomendada de consumo de patatas

No existen cantidades prefijadas para una dieta equilibrada, ni limitaciones que no sean las derivadas de integrarlas en una dieta variada que tenga un poco de todo y que aporte las calorías suficientes para las necesidades energéticas de cada uno. Con carácter general, la patata es un tubérculo que puede y debe prodigarse en la dieta.