Compartir

minerales en la dietaComo las vitaminas, los minerales constituyen un grupo de sustancias nutritivas que no aportan energía al organismo (micronutrientes no energéticos), pero que ejercen una alta función reguladora (excitabilidad neuromuscular, equilibrio hidroelectrolítico y ácido-base, osmolaridad, permeabilidad, metabolismo intermediario).

La cantidad de un elemento mineral presente en el organismo no es índice de su importancia funcional. Así el cobre, el zinc o el yodo, que se encuentran en muy escasa cuantía, desempeñan funciones vitales esenciales. Por otra parte, el hecho de que se encuentren vestigios de un metal en un organismo animal no implica, de por sí, que ese elemento sea esencial.

La mayoría de los elementos minerales se aportan ordinariamente en cualquier dieta mixta. Sólo algunos de ellos (calcio, hierro, yodo y flúor) merecen tenerse en cuenta a la hora de elaborar un planning en nuestra alimentación.

Los elementos minerales se encuentran en el organismo como compuestos orgánicos (hemoglobina, lecitina, tiroxina), inorgánicos (cloruro sódico, hidroxiapatita). Y como iones libres o electrolitos (Na+, Kt, Cl-, Ca++, Mg++).

Los minerales guardan entre sí cierto equilibrio en la fisiología humana, y no podemos considerarlos aislados. Por ejemplo, el calcio y el fósforo están relacionados claramente con la formación de huesos y dientes; el hierro, el cobre y el cobalto, tienen una interrelación en la síntesis de la hemoglobina y la formación de los glóbulos rojos; el calcio y el magnesio son necesarios para las funciones normales de los tejidos blandos y de las células nerviosas, etc.

Clasificación de los minerales

Cerca del 4% del peso corporal está constituido por elementos minerales (oligoelementos o microelementos) y atendiendo a la composición mineral del organismo humano, se distinguen dos grupos:

Oligoelementos mayores: Calcio y fósforo, (constituyen las partes de todos los elementos minerales del cuerpo.), potasio, azufre, cloro, sodio y magnesio.

Oligoelementos menores: Unos esenciales para las funciones vitales como el hierro, yodo, flúor, cinc, manganeso, cobre, cobalto, etc. Otros de función no bien conocida como el aluminio, arsénico, bario, boro, bromo, cadmio, titanio, vanadio, silicio, etc.

Para estar más informado sobre dos de los minerales en nutrición más importantes sigue los siguientes enlaces: