Compartir

niños solo en casaAceptar quedarse solo en casa significa ser independiente y tener confianza en sí mismo. Si el niño es suficientemente autónomo, la presencia tranquilizadora de los padres sigue estando en casa, aunque se encuentren lejos, y las referencias cotidianas le ayudan a soportar su soledad.

Sin embargo, los chicos con mucha imaginación y algo temerarios tienen más miedo a estar solos, porque no es raro que en tales situaciones se sientan invadidos por temores antiguos e irracionales.

Éstos son el signo de su vulnerabilidad interior, de su dependencia de los mayores y, quizá, de separaciones anteriores mal resueltas (destete difícil, abandono precoz de su juguete referido, entrada prematura en la guardería, vacaciones demasiado prolongadas en campamentos, etcétera).

Los niños que no saben decir no a los padres y se quedan solos para agradarles o no decepcionarles lo pasan muy mal. Hay que dar siempre prioridad a la salud psíquica de nuestro hijo.

Si al volver a casa le encontramos cerca de la puerta, esperando nuestra llegada, es que la experiencia no ha sido buena. En tal caso, habrá que dejar pasar un tiempo para repetirla. Por el contrario, si lo encontramos jugando, relajado y contento, es que ha sido un éxito.

Qué conviene hacer al dejar a los hijos solos en casa

Durante el día:

  • Se puede comenzar con breves salidas para dar un poco de autonomía al niño. Conviene dejar cerrados la cocina y el cuarto de baño, además de otras estancias que tengan algún peligro.
  • Si la ausencia va a ser prolongada, hay que prevenir a algún vecino.
  • Los padres deben controlar el acceso a internet, ya que a través de la Red puede accederse a contenidos poco deseables.
  • Si algún hermano mayor quiere hacerse cargo de otro más pequeño, mejor. Si no lo hace es porque, generalmente, no se siente capaz o porque teme las peleas. En esa situación, es mejor llevarse al menor o buscar una alternativa.

Durante la noche:

  • Los padres deben decirle siempre a dónde van. La situación es más tranquilizadora si imagina a sus padres en un lugar concreto.
  • Conviene dejarle un teléfono en el que pueda localizar a los padres. También el de unos amigos que vivan cerca o el de algún vecino.