Compartir

necesidad de tener hijosSomos hijos del deseo y de la necesidad de tener hijos de nuestros padres. Antes de que naciéramos, ellos tenían en su inconsciente una cadena de experiencias y anhelos en los que estábamos incluidos. Ellos fueron a su vez hijos y para repetir o para reparar lo que vivieron desearon convertirse a su vez en padres.

Esa vivencia nos ha sido trasmitida a nosotros, que desearemos repetirla o evitarla. El hecho de que los dos miembros de la pareja estén de acuerdo y tengan la necesidad de tener hijos beneficiará al hijo, garantizándole una buena acogida.

El primer año de la vida de un niño es fundamental para su desarrollo posterior, pues durante esos 12 meses se organiza la base de todo su sistema emocional, que tendrá gran influencia en su personalidad.

Cuando uno de los dos cónyuges no quiere tener hijos, se puede producir uno de los problemas más dolorosos que ambos pueden vivir.

Este conflicto puede comprometer el futuro de la relación, por lo que cuando aparece conviene reflexionar profundamente sobre él. No se puede obligar a una persona a ser madre o padre contra su voluntad, pues más adelante rechazaría al hijo y éste sufriría las consecuencias.

Tampoco se puede prohibir a alguien que renuncie al deseo de tener un hijo, pues se trata de una experiencia que no se puede suplir de ninguna manera. La renuncia pasaría también factura tarde o temprano a la relación.

Las razones para no ser padres

Hay razones conscientes para negarse a tener hijos, pero también las hay inconscientes.

Entre las primeras, podemos encontrar el temor al cambio de vida, a las renuncias que habría que hacer para ocuparse del recién nacido, a la falta de medios, a no ser un momento oportuno por motivos profesionales, etc.

Y si bien es conveniente que los hijos lleguen cuando las condiciones de vida materiales estén garantizadas, también es cierto que este tipo de argumentos suele esconder otras razones desconocidas y de mucho más peso: estas razones son psicológicas y provienen de nuestro inconsciente.