medicina musicoterapiaEn las últimas décadas, además de convertirse en una sólida manifestación cultural, la música ha sumado un nuevo uso a sus bondades, se ha transformado en un vehículo para sanar enfermedades, para aumentar las habilidades cerebrales y las capacidades de los individuos.

La músicoterapia es una técnica, un método de curación a través del uso de los sonidos y, en particular, del uso de la música. La músicoterapia, es un complemento de la medicina, no es una alternativa. Es una herramienta más de todas las herramientas que pueda tener la medicina. Permite ayudar en problemas como la depresión, el estrés, en adultos, y problemas de aprendizaje, dislexia, déficit atencional, en los niños.

Aliviar el dolor, mejora las habilidades matemáticas e incluso ayuda a sacar adelante a pacientes sumidos en depresiones son algunos de los beneficios de la musicoterapia.

Se trata de una disciplina que se ha extendido en los últimos años, y sobre la que se ofrece cada vez más formación y estudios, desde un master en músicoterapia a cursos de unas pocas horas.

Corrientes dentro de la músicoterapia

Dentro de la musicoterapia hay varias corrientes, una de ellas es el método Tomatis (se basa en estudios realizados por el otorrinolaringólogo francés Alfred Tomatis), donde se aplica la música de Mozart, el Canto Gregoriano y sonidos como la voz de la mamá.

Otros métodos, los más clásicos, trabajan con la improvisación musical. El niño o el adulto debe tocar instrumentos, lo que les ayuda en su expresión emocional, a través de la improvisación. Se produce un diálogo con el musicoterapeuta. Todo esto, desde nuestra óptica, es excelente, pero previo a la toma del instrumento, lo ideal sería abrir la escucha a la música, preparar el oído e incentivar y generar el deseo de comunicar, que es donde tiene mayor éxito la músicoterapia.