Compartir

movimientos del fetoLos movimientos del feto se empiezan a percibir entre las 18 y 24 semanas de gestación. Las famosas “pataditas” del bebé son percibidas generalmente cuando la embarazada se relaja y se acuesta a descansar. Habitualmente esto pasa a la noche, momento en el que se está más atenta a los cambios de posición que presenta el bebé.

Sus primeros movimientos se perciben como vibraciones y sensaciones de burbujeo dentro del vientre. A medida que el embarazo avanza, los movimientos se pueden identificar mucho más claramente y hasta se puede llegar a visualizar alguna parte del cuerpo como un talón, un codo o la cola.

El bebé se moverá varias veces cuando sienta música, sonido o emociones de la mamá, como respuesta a un estímulo. Cuando pasa la semana 24 el bebé puede presentar hipo, si esto pasa, la mamá sentirá pequeños y suaves espasmos en la barriga, involuntarios y repetitivos.

En etapas finales del embarazo, los movimientos del feto son menos intensos y mucho más definidos, esto ocurre porque tiene menos lugar para moverse. Pasada la semana 28, es muy importante percibir y reconocer que el bebé se mueve, un método casero puede ser tomar o comer algo dulce, esperar 30 minutos y luego recostarse.

Ante cualquier sospecha o duda de que el bebé pasó mucho tiempo sin moverse es muy importante informárselo a un médico.

¿Por qué los movimientos del bebé?

La respuesta a esta pregunta es sencilla, según el feto va creciendo dentro del cuerpo de la madre se van desarrollando sus extremidades y el bebé empieza a moverlas y flexionarlas. Además estos movimientos, como es lógico, son cada sentidos por la madre con mayor intensidad básicamente por dos razones: el desarrollo es mayor y por tanto los movimientos también y además el espació que queda libre para el bebé es menor.