tratamiento mordedura de serpienteLa mordedura de estos animales venenosos puede reconocerse con cierta facilidad por las características peculiares que presenta la herida que producen. En ésta aparecen dos pequeñas heridas puntiformes paralelas originadas por el par de colmilllos venenosos del ofidio, que poseen forma de arpón. Los síntomas que produce en la víctima son tanto de carácter local como general.

Reacciones locales

En el caso de la víbora, aparece una primera fase de dolor local intenso, impotencia funcional, junto con una inflamación de la zona, que primero es de color pálido para adquirir, a continuación, un tinte hemorrágico. Esta inflamación, en muy poco tiempo, puede llegar a hacerse muy considerable.

Reacciones generales

A las pocas horas de haberse producido la mordedura de serpiente aparecen los síntomas generales, los cuales son: dolores severos de cabeza, vómitos, diarreas, sensación de dificultad para respirar, pulso rápido y elevación de la temperatura.

Por lo común, tanto los síntomas locales como los generales desaparecen al cabo de cierto tiempo pero, en ocasiones, los primeros pueden evolucionar hacia la gangrena (muerte del tejido) de la zona afectada, y los segundos hacia la muerte del sujeto por parada cardiorrespiratoria.

Existen unas series de factores que pueden agravar la evolución de una mordedura de serpiente venenosa:

  • La edad, el tamaño corporal de la víctima y su estado previo de salud
  • el lugar anatómico en el que se ha producido la mordedura: las más graves son las que se localizan en la cara, el tronco o cuando la inoculación del veneno se produce directamente en un vaso sanguíneo
  • La contaminación bacteriana de la mordedura tanto por los gérmenes que transmite el animal de su boca como por aquellos que están presentes en la piel del accidentado
  • El ejercicio físico -¡no se debe salir corriendo tras sufrir una mordedura de serpiente venenosa!- que acelera la circulación sanguínea de la víctima y, por lo tanto, la absorción del veneno.

Tratamiento de las mordeduras de serpiente

Siempre que se produzca una mordedura de serpiente se obrará como si ésta fuera venenosa. Tan sólo se podrá decidir que el ofidio no lo es si no están presentes en la herida las huellas de los colmillos venenosos, no aparece dolor local, ni inflamación o debilidad general en el plazo de media hora tras haber ocurrido la mordedura.