Compartir

miedo al compromisoEl miedo a expresar los propios sentimientos y a la intimidad afectiva con el otro se esconden, en la mayoría de los casos, tras esta fobia, el miedo al compromiso.

Cuestión de emociones

Las mujeres podemos tener dificultades para amar, incluso evitar compromisos que nos impidan llevar adelante tareas que sean importantes para nosotras. Podemos resistirnos a empezar una relación, sobre todo, si no hemos resuelto problemas emocionales.

La fobia al compromiso se da más en los hombres, lo que no es raro si pensamos que la cultura ha transmitido como valor masculino la anestesia emocional y el control intelectual de las emociones.

Cuando el niño no recibe de su padre un modelo válido en el que reconocerse como hombre, corre el peligro de mantenerse inconscientemente asociado a su madre y, por tanto, atrapado. Así, jamás se comprometerá con otra, y verá en las relaciones un lazo de asfixia. Los sentimientos se han asociado a la mujer, y nos sentimos menos amenazadas a la hora de expresar nuestras emociones.

El miedo al compromiso en los hombres

Una persona con dificultades para comprometerse nos puede conducir a una relación conflictiva. Para evitarlo, conviene tener en cuenta que:

  • No somos responsables de sus emociones. Su mundo afectivo estaba organizado cuando le conocimos y de él depende la forma en que maneje sus sentimientos.
  • Sentir pena por su confusión y falta de decisión es peligroso, porque nos coloca en un lugar maternal que le agobia. Además, nos hace olvidar nuestros conflictos para poner los suyos en primer lugar.
  • La mejor ayuda es hablar sin culpabilizar al otro y dar tiempo para que resuelva su conflicto
  • Algo de nuestro sistema emocional se ha puesto en juego para desear estar con alguien que no quiere quedarse con nosotras. Preguntarnos sobre nuestras inclinaciones nos ayudará a entender esa participación.