Compartir

eficacia anticonceptivosUno de los motivos por los que las mujeres españolas tienen más hijos de los deseados es el fallo del método anticonceptivo utilizado. Según datos del Instituto Nacional de Estadística, el 62% de estas mujeres así lo manifiestan. Para un 20% la razón radica en el desconocimiento de los anticonceptivos.

En la actualidad son las mujeres de 30 a 44 años las que en mayor proporción utilizan métodos eficaces. El 49% de las mujeres que utilizan métodos anticonceptivos no acuden nunca a un centro médico para asesorarse sobre su utilización. Pero, ¿cuáles son los métodos anticonceptivos más eficaces?

Los métodos anticonceptivos más eficaces

La píldora anticonceptiva

Entre los métodos anticonceptivos más eficaces encontramos los anticonceptivos orales, conocido popularmente como la píldora.

Este método utiliza una combinación de estrógenos y progesterona en dosis que previenen la ovulación y regulan los ciclos. La píldora es altamente efectiva si no hay olvidos y se toma correctamente una vez al día. Su efectividad teórica se establece en una tasa de embarazos entre el 0,1 y 0,5%, llegando a tener una efectividad típica de un 3% de embarazos no deseados.

Entre los efectos secundarios menores, se encuentran: hemorragias o manchados, reducción de la hemorragia menstrual, nauseas, aumento de peso corporal. Pero se dan otro tipo de efectos secundarios de mayor importancia: complicaciones cardiovasculares y cáncer.

No obstante, el uso de la píldora anticonceptiva tiene un importante número de efectos benéficos para la salud de la mujer: evita quistes ováricos, anemia, artritis reumatoide, cáncer de ovario, enfermedad inflamatoria pélvica aguda.

Inyecciones hormonales

Entre los métodos modernos más eficaces, aunque menos conocidos, se encuentran las inyecciones hormonales de progesterona que evita la ovulación durante un periodo de tres meses.

Se trata de uno de los métodos anticonceptivos más efectivos: la tasa de embarazos con la utilización de este método es menor a un embarazo por cada 100 mujeres en una año.

Entre las contraindicaciones más habituales para la utilización de los inyectables están el cáncer de mama o tumoración mamaria, cáncer genital y hemorragia uterina anormal. Entre los efectos secundarios más comunes de este tipo de método se encuentran los trastornos menstruales: cambios de frecuencia, duración, cantidad de la pérdida hemática.

Implantes de progesterona

Menos conocidos son los implantes de progesterona, un moderno método anticopnceptivo consistente en un implante que libera una dosis continua de progestina que inhibe la ovulación y cambia el revestimiento del útero evitando que el espermatozoide penetre en él.

A las 24 horas de realizar el implante, se alcanza el nivel adecuado de protección suficiente para garantizar la contracepción durante un período de 5 años. Con su uso se producen menos de un embarazo por cada 100 mujeres.

En cuanto a los efectos secundarios que surgen por la utilización de este tipo de método, cabe destacar: trastornos menstruales, un aumento de peso durante el primer año, cefaleas, secreción mamaria y quistes ováricos funcionales.

Preservativos

Más riesgo que los anticonceptivos hormonales conlleva el uso del preservativo. Es el método más utilizado por jóvenes entre 18 y 24 años.

Aunque se estima que la tasa esperada de embarazos no supera el 2 por ciento, su efectividad real disminuye por su uso incorrecto, produciéndose hasta unos 12 embarazos por cada 100 mujeres en un año de uso. La eficacia de este método anticonceptivo aumenta considerablemente cuando se acompaña de espermicidas.

Más de 40 millones de parejas en todo el mundo recurren al preservativo como método de anticoncepción o como medio para evitar las enfermedades de transmisión sexual.

Diafragma

El diafragma consiste en una cúpula circular, entre 50 y 105 milímetros que bloquea la parte superior de la vagina. Debe ser introducido unas 6 horas antes del coito y permanecer dentro otras 6 horas después.

Este método está exento de efectos secundarios y proporciona cierta protección frente a las enfermedades de transmisión sexual. Pero tiene también ciertas desventajas, entre ellas, la dificultad o molestia que supone su correcta colocación.

Su tasa de eficacia como método anticonceptivo es bastante elevada: cuando su utilización es correcta, el índice de fallo está entre 2 y 3 embarazos no deseados por cada 100 mujeres.

Dispositivo intrauterino (DIU)

Menos sorpresas y más seguro que el diafragma se muestra el Dispositivo intrauterino (DIU) de cobre o de plástico que cambia el ambiente uterino evitando el embarazo. Desde los años 60, el DIU se ha convertido en un método anticonceptivo de primer orden.

En la actualidad más de 60 millones de mujeres lo utilizan habitualmente y es considerado un método eficaz, seguro y muy apropiado especialmente para mujeres que tienen ya varios hijos. La tasa de efectividad teórica y real se establece entre los 2 y 3 embarazos por cada 100 mujeres en un año.

Las tres complicaciones más frecuentes que tienen lugar durante la utilización del DIU son: la expulsión espontánea del dispositivo, la necesidad de extracción a causa de hemorragias o dolor y abortos espontáneos (el 50% de los embarazos que tienen lugar con el DIU acaban en aborto espontáneo).

Anticoncepción quirúrgica

La ligadura de trompas consiste en una intervención quirúrgica en la que las trompas de Falopio quedan ocluidas, eliminando casi por completo el riesgo de embarazo. Es muy fácil de practicar y se ha convertido en un método altamente aceptado sobretodo en parejas que no desean tener más hijos.

La tasa de fallo durante el primer año fue de 0,37 por cada 100 mujeres y 0,1 por cada 100 mujeres en los siguientes meses. El riesgo más importante en la anticoncepción quirúrgica femenina es el alto riesgo de embarazo ectópico (fuera del útero).

La vasectomía, es la anticoncepción quirúrgica masculina y, en muchos aspectos, es muy similar a la femenina, pero la intervención es mucho más sencilla. Se realiza bajo anestesia local y suele durar entre 5 y 15 minutos. Consiste en la interrupción de la continuidad del conducto espermático en la parte superior del escroto.

Los métodos anticonceptivos menos eficaces

Esponja anticonceptiva vaginal

Uno de los anticonceptivos menos seguros es la esponja anticonceptiva vaginal, que impregnada con espermicida se humedece e introduce en la vagina antes de las relaciones sexuales, pudiendo permanecer en el interior durante un período no superior a 24 horas. Finalizado este período debe desecharse.

La tasa más baja de embarazos ocasionados con la utilización de este método alcanza el 9%, elevándose hasta un 28% su tasa típica.

No precisa prescripción médica y los únicos efectos secundarios consisten en posibles reacciones alérgicas o irritación vaginal. El problema es que su eficacia es bastante escasa.

Métodos anticonceptivos naturales

Junto a los anticonceptivos de escasa efectividad, encontramos los llamados métodos anticonceptivos naturales o de abstinencia periódica. Entre este tipo de métodos está el del calendario o método ogino, que consiste en evitar las relaciones sexuales durante el período fértil del ciclo mensual.

Este método puede tener cierto valor para aquellas mujeres que tengan un ciclo regular. Pero, en general se trata de un método cuya tasa de eficacia es excesivamente escasa.

Otro método natural es el de la temperatura corporal, que consiste en tener relaciones sexuales sólo cuando la temperatura corporal de la mujer ha permanecido alta durante tres días consecutivos. El mayor inconveniente de este método natural es la necesidad de abstenerse de tener relaciones sexuales hasta la fase postovulatoria. Además, es necesario que el ciclo menstrual de la mujer sea regular. Aún así su tasa de eficacia es muy escasa.