Salud

Masajes para bebes: beneficios y técnica

Compartir:

masajes para bebesDe la India proviene el hábito de masajear suavemente el cuerpo del niño. La técnica ayuda a fortalecer los lazos entre padres e hijos. Masajistas experimentados señalan que la mejor etapa para comenzar a desarrollar el contacto es al mes y medio de vida.

La rica y ancestral cultura de la India  asimiló practicar masajes a bebes como una tradición parental; es posible ver por las calles de Nueva Delhi a padres y madres realizando masajes a sus pequeñitos. Esta tradición se ha enriquecido en Occidente con otras disciplinas, como yoga y reflexología, lo que permite que el pequeño esté preparado de mejor forma para enfrentar este mundo.

Beneficios del masaje para bebes

Masajistas experimentados señalan que la mejor etapa para comenzar a desarrollar el contacto es al mes y medio de vida; durante este período, la suave fricción permite fortalecer y regular las funciones respiratorias, circulatorias, gastrointestinales, que a menudo son los responsables de gases y cólicos. También estos masajes ayudan al niño a relajarse, a dormir más largo y profundo, e impulsa el desarrollo de los órganos de los sentidos durante el primer año.

A los padres, el masaje infantil los ayuda a sentir mayor confianza y seguridad en el cuidado de su recién nacido, fortalece la comunicación entre ambos, y les disminuye el estrés y la culpa a los que trabajan y deben separarse tempranamente de ellos. Con el masaje se crea una instancia tan personal e única entre ambos, que el nivel de ansiedad baja.

La técnica del masaje para bebes

Los masajes se pueden aplicar en cualquier momento del día y duran entre 15 y 20 minutos.

El masaje, por su contacto piel a piel, profundiza el vínculo y ayuda a los papás a identificar las necesidades de sus hijos. Normalmente se trabaja con claves, lo que significa que los padres conozcan las formas que utilizan los niños para contactarse con los adultos a través de su especial lenguaje no verbal; por ejemplo, permite entender los distintos tipos de llantos y cómo responder a ellos.

Las clases realizadas por especialistas se dividen normalmente en cuatro sesiones. Trabajan primero con las piernas de los bebés, que son la parte menos invasiva del cuerpo; luego, con el abdomen, pechos, brazos, carita, espalda y finalmente con la flexibilización del cuerpo. Se masajea con aceite de comer, ya que los niños tienen una piel muy sensible y éste no tiene ningún olor ni componentes que produzcan alergias, ya que no penetra la dermis.

Mientras más grande sea el niño, más inquieto se vuelve. A los seis meses comienzan a voltearse y a moverse, por ello el proceso de relajación resulta más lento; en cambio, durante el primer y segundo semestre se logra familiarizar con el contacto, recibiéndolo el niño en forma extraordinaria.