Compartir

masaje para estar guapaUnos movimientos sencillos con los dedos nos relajan y evitan que la piel quede flácida. Curativos, placenteros y beneficiosos, los masajes son un complemento extraordinario de casi todos los tratamientos cosméticos y estéticos. Cualquiera puede realizar en casa unos sencillos movimientos, muy eficaces. En las yemas de los dedos tienes la capacidad de aliviar, relajar o reafirmar el rostro, los brazos, el abdomen o las piernas. Cada vez hay más instrumentos de belleza relacionados con los rituales del automasaje. Además, cualquiera que sea la técnica del masaje, se potencia al máximo empleando aceites de aromaterapia, un cosmético apropiado y una atmósfera adecuada.

Movimientos que descongestionan el rostro

Con la yema de los dedos, extiende tu crema hidratante desde el centro de la cara hacia los lados con gestos suaves. Sigue el surco de las ojeras hacia la sienes, insistiendo en el lagrimal, para favorecer la eliminación de líquido. Termina en la línea de la mandíbula, haciendo énfasis en los laterales del cuello.

Contra la papada

Con la cabeza bien erguida, saca la lengua y dóblala por el centro hacia el paladar.

Para afinar la nariz

Oprime la aletas con los dedos índices, intentando después abrirlas sin dejar de presionar.

Para relajar los ojos

Inclina la cabeza ligeramente hacia atrás con los ojos cerrados; apoya dos dedos sobre los ojos y trata de abrir los párpados. Aguanta 30 segundos, relájate.

Para alisar la frente

Coloca con firmeza la palma de las mano sobre la cejas. Levántalas hacía la raíz del pelo, sin fruncir la frente. Repite todos los ejercicios diez veces.

Combate el dolor de cabeza

El alcohol, determinados alimentos como el café, el queso y el chocolate, el exceso de sol, la falta de sueño, la tensión emocional y otras muchas circunstancias pueden desencadenar dolor de cabeza. Si lo coges en una fase inicial cuando la molestia aún es leve, un ligero masaje con aceites esenciales puede rebajarte la tensión y despejarte.

Para relajar el cuerpo

Un baño y un masaje con lociones terapeúticas, aceites esenciales o extractos de plantas refrescantes relajan y nos predisponen al buen descanso al final de la jornada. No olvides que en la planta de los pies se encuentran puntos vitales que equilibran el sistema nervioso.

En el abdomen

Si llevas la ropa muy ajustada entorpecerás el curso de la circulación sanguínea en toda la zona. Por eso, al quitártela, notarás tensión y molestias. Si esto te ocurre, con la palma de la mano masajea el vientre haciendo movimientos circulares en el sentido de la agujas del reloj. Inspira a la vez de forma profunda, de manera que el vientre se llene de aire, y expira por la boca con lentitud.

En las sienes

Si trasnochas o cometes algún exceso lo más probable es que por la mañana te levantes con una pesadez de cabeza insoportable. No hay maquillaje ni crema milagro que borre las huellas del sueño perdido. Con los dedos índice y corazón de las dos manos, haz movimientos circulares en las sienes durante dos o tres minutos. Primero masajea hacia delante y, luego, hacia atrás. Cierra las ojos para relajarte mejor.

Las cremas penetran mejor…

Los ingredientes de las cremas llegan mejor a la epidermis si cuando te las aplicas realizas un pequeño masaje. Cuando te des la crema hidratante o de tratamiento, realiza estos sencillos gestos para tonificar el cutis y reafirmar los rasgos faciales:

  • Reparte el cosmético sobre todo el rostro, comenzando por el mentón. Esparce la crema o sérum subiendo por la línea media del rostro hasta llegar a la frente y, luego, moviendo las manos hacia abajo, pasa por las mejillas, regresando de nuevo al mentón.
  • A continuación, mueve las manos hacia arriba en dirección a los pómulos y, haciendo un círculo, regresa de nuevo a la barbilla.
  • Sostén el mentón entre los dedos índices y medio de la mano derecha. Masajea desde la base de la oreja izquierda a la base de la oreja derecha. Realiza de nuevo los mismos movimientos cambiando de mano y de lado. Repite el masaje tres veces en cada lado.