Compartir

dormir durante el embarazoDurante el primer trimestre del embarazo suele haber cambios en la disposición al sueño. Las náuseas, la acidez y la necesidad constante de orinar por las noches pueden ser un problema a la hora de conciliar el descanso. El 80 por ciento de las mujeres se enfrentan a estas complicaciones, qué hacer para superar el insomio durante el embarazo.

Dormir, dormir, dormir… No hay caso, por más que quiera ordenar su mente para no volver a encontrarse a las 3 de la mañana mirando el techo, no puede dormirse. Cambió la almohada, probó diferentes posiciones y nada, y pensar que durante el resto del día vive con sueño.

Si desea recostarse pero no dormir, debe hacerlo. Las horas que pase en la cama contribuirán al descanso en general. Si usted cayó en este ciclo de insomnio nocturno y agotamiento durante el día, no se alarme. Más de la mitad de las mujeres embarazadas toman una siesta por lo menos durante la semana laboral, mientras que la cumplen regularme durante el fin de semana.

El deseo súbito de cumplir rigurosamente con una siesta tiene una causa hormonal. El aumento del nivel de progesterona, la hormona femenina que regula el ciclo reproductor, es el responsable del cansancio extra que pueda sentir luego de un día normal de trabajo que le provoca un estado general más parecido al de haber corrido una maratón completa.

Algunos expertos creen que los niveles de sueño inducidos por la progesterona vuelan hacia las alturas para asegurar que usted consiga que su cuerpo sostenga el embarazo saludable todo el resto del período. Suena irónico este dato ya que a la vez hay otros cambios en su cuerpo que precisamente le están impidiendo dormir.

Si usted estaba acostumbrada a dormir boca abajo, el crecimiento de los pechos puede ocasionar molestias. El primer trimestre es el período ideal para ensayar otras posiciones. Por ejemplo dormir sobre su lado izquierdo mejora el flujo sanguíneo y la vía de nutrientes hacia el feto y ayuda a sus riñones en la liberación y pérdida de fluidos. Cuanto más pronto usted se acostumbre a esta posición, mejor podrá dormir cuando la panza crezca.

La necesidad constante de orinar es otro gran problema que la obliga a levantarse una y otra vez. El crecimiento del útero ejerce presión y de manera urgente tiene sensaciones para ir corriendo al baño. Tome suficiente líquido durante la mañana y el mediodía y reduzca las cantidades que beba durante la tarde-noche.

Recuerde que el primer trimestre puede ser el de mayor agotamiento de su embarazo, escuche y haga caso a su cuerpo cuando le dice que necesita descanso.