Belleza

Mas belleza por menos dinero. Aprende a elegir productos

Compartir:

elegir productos para la pielYa no es necesario gastar grandes cantidades de dinero para obtener buenos resultados. La ecuación bueno y barato existe en el mercado de la cosmética, tanto para hidratar, limpiar y tonificar la piel. Sólo hay que informarse bien.

Comprar buenos productos a bajos precios. Esa es la propuesta en tiempos de creatividad económica. Ya existe un amplio mercado de cosméticos que dan la posibilidad de escoger lo mejor para rostro, cuello y cuerpo. Claro, están en las vitrinas esos bellos y elegantes frasquitos que ofrecen juventud eterna, piel tersa y ni una mancha ni un grano de más, pero también está el resto.

Envases con menos color, pero con igual cantidad de poder estético.

Destacadas firmas dedicadas a la belleza ofrecen una gran variedad de productos para hidratar, limpiar y tonificar. Sólo hay que saber cuándo comenzar a utilizarlos. Expertos dicen que la piel empieza a delatar las primeras señales de vejez después de los 25 años; sin embargo, es difícil imponer una regla uniforme de cuidado y prevención.

Por eso, muchos de los productos, económicos y no tanto, están justamente pensados para las distintas etapas y pieles; bastante componente natural que no sólo combate envejecimiento sino también elementos externos, como contaminación, exceso de sol o poco sol: pantenol, vitaminas, extractos de manzanilla, aloe vera, centella asiática y algas marinas, entre otros.

Pero, ¿Qué necesitamos saber para elegir los productos?

Ojos: se puede mejorar el contorno, pero nunca es fácil eliminar ojeras y bolsas. Además de empezar a cuidarlos después de los 16 años, expertos recomiendan uso de cosméticos y alimentación sana. Hay que saber que no todas las cremas sirven por igual y que, incluso, algunas pueden provocar alergia en esta zona especialmente delicada. También es importante su aplicación siempre con pequeños golpecitos con la punta de los dedos.

Si se trata de arrugas, utilizar protección que mejore la renovación celular.

Si el problema es cansancio y días agotadores, mascarillas que contengan agua de rosas o manzanilla.

Boca: la epidermis que la rodea es sumamente frágil y está siempre expuesta a los esfuerzos de sonreír, hablar y cualquier otra gestualidad. Además de la cosmética, recomiendan dejar de fumar, puesto que al fruncir los labios se irrumpen gran cantidad de pliegues.

Cuello y pecho: dispuestos a recibir muchas arrugas. Afortunadamente hay bastantes productos reafirmantes, hidratantes y activos, además de ejercicios: ayuda girar lentamente el cuello en una y otra dirección.

Brazos y muslos: la cara interna de ambos tiende a decaer en forma natural al envejecer o al bajar de peso bruscamente. El sedentarismo no aporta mucho que digamos. Así es que aquí sí que vale la gimnasia, aunque las cremas hidratantes y reafirmantes no deben faltar después del baño, ojalá con masajes ascendentes.

Antes de todo: la limpieza de la piel

La limpieza antes que todo el resto. La renovación celular exige la eliminación de impurezas en toda la piel. En la actualidad, existe una gran cantidad de productos destinados a esta tarea, limpiadores cutáneos que actúan más profundamente de lo que puede llegar el agua y jabón. Una loción tónica y otra hidratante contribuirán con la higiene y el placer de comenzar un buen día.

Durante la noche, también es recomendable repetir la rutina con el tónico y terminar el proceso con masajes y alguna emulsión nutritiva.