Compartir

trucos maquillaje rostroEstar bien maquillada y con un aspecto natural no es una tarea complicada, sólo se necesita conocer unos cuantos trucos, que aquí te desvelamos los necesarios para sacar partido a tu cara.

Elegir la base de maquillaje apropiada al tipo de cutis y aplicarla correctamente son cuestiones básicas de maquillaje que muchas mujeres desconocen.

Para aprender a sacar partido a los rasgos faciales y no emplear en ello más que cinco minutos, han surgido los cursos de automaquillaje, que empezaron a llevarse a cabo con éxito en Nueva York, Londres y París, y cada día cuentan con más adeptas en nuestro país.

Son didácticos pero también muy prácticos y se celebran, de forma individual o en grupo, en perfumerías, centros de estética y cosmética y peluquerías.

Las mujeres que acuden a ellos o, apenas se pintan (brillo en los labios y un poco de máscara) o, por el contrario, se maquillan mucho y quieren saber más sobre este arte para variar su imagen.

Estos son los pasos que debes seguir para obtener un buen resultado al maquillarte

Analiza tu rostro para sacar partido al maquillaje

Observa los rasgos y peculiaridades de tu piel: seca, mixta o grasa; comprueba su color: pálida, rosada, cetrina u oscura, y elige la base correcta.

Se acabaron aquellos maquillajes que ocultaban las pieles descuidadas; el maquillaje actual tiene que ser transparente.

Para ocultar las ojeras o las imperfecciones están los correctores.

Usa buenos utensilios para sacar partido a tu cara

El maquillaje mal aplicado produce peor efecto que no llevar ninguno.

Como en cualquier tarea, hay que disponer de herramientas de buena calidad: brochas, borlas, lápices y colores.

Hay profesores que piden a sus alumnas que traigan a clase todo su material habitual para intentar aprovecharlo y saber si lo usan adecuadamente para sacar partido a su cara.

Dibuja correctamente las cejas

Al estudio de la forma de la cara -resaltar lo mejor del rostro y, corregir pequeñas imperfecciones- le sigue el dibujo de las cejas.

El punto de arranque se marca trazando una línea recta entre la aleta de la nariz y el extremo interno del ojo; ahora, se deja medio centímetro más hacia dentro porque no se llevan las cejas tan separadas.

El punto medio, con un ángulo bastante marcado, debe coincidir en línea recta con la aleta de la nariz pasando por el centro del ojo.

Juega con las luces y las sombras

Un buen maquillaje es la perfecta combinación de luces y sombras.

Las luces son las correcciones con bases claras con las que se resaltan pómulos, se disimulan ojeras, se nivelan las zonas deprimidas y se ocultan las manchas oscuras.

Las sombras son las correcciones con tonos oscuros para perfilar la cara, deprimir una barbilla prominente o el doble mentón, estrechar la nariz y formar el pómulo.

En estos cursos enseñan a elegir bien el color según el tono de la tez y a aplicar correctamente la base. Según el tipo de piel, convienen unas texturas u otras para sacar partido a tu cara.

Las fluidas son para pieles secas o mixtas, los compactos o en polvo para pieles normales o grasas. Los sticks son los más cubrientes.

El final de la ceja debe prolongarse un centímetro más que el extremo exterior del ojo.