Compartir

lucir escote tratamiento y ejerciciosPiel fina y expuesta al aire libre la mayor parte del año. ¿Cuidas y quieres lucir escote? Las manchas de melanina y la flacidez están al acecho.

Hasta las mujeres que miman su rostro y se esmeran en zonas delicadas como el contorno de los ojos, olvidan que el cuello y el escote precisan una atención a dos bandas: cosmética y postural.

En ambas zonas escasean las glándulas sebáceas y la melanina; al tener una piel tan fina y delicada, y con pocos medios naturales de protección, deben extremarse los cuidados.

Dada sus características fisiológicas y la cantidad de movimientos que a lo largo del día hacemos con el cuello, éste está sometido a un desgaste continuo.

No retrases más los cuidados y actúa antes de que aparezcan las primeras huellas de envejecimiento: en el cuello, arrugas en forma de collar y piel fácida; en el escote, arrugas en forma de haz y manchas oscuras.

La falta de tono muscular y tersura se refleja en el cuello lo mismo que en la parte interna de brazos y muslos si no se práctica ningún ejercicio.

Protégete del sol para evitar las manchas

  • Utiliza en cuello y escote la cosmética facial específica contra las manchas, aunque también existen cremas de manos con esas propiedades que puedes utilizar en estas zonas.
  • Está comprobado el efecto corrector de los extractos vegetales y la concha de nácar, algo muy común en Sudamérica y Japón. Como medio para combatir las manchas, las mujeres se ponían una pasta hecha del polvo de botones de nácar machacados y zumo de limón.
  • Siempre que tomes el sol utiliza protección alta para impedir que surjan manchas o evitar que proliferen las existentes.
  • Si quieres lucir cuanto antes un escote con la piel dorada, utiliza un autobronceador, es lo menos arriesgado.
  • Para una fecha concreta, una celebración o una fiesta, empieza a aplicarte el autobronceador unos días antes y así tendrás tiempo de repetir la aplicación dos o tres veces si quieres aumentar la intensidad del color; exfolia antes la piel e hidrátala a fondo.

Cuidado…

Tomar el sol sin proteger el cuello y el escote es nefasto; pueden aparecer manchas oscuras en mujeres que aún no han cumplido los 30. Recuerda que es una zona sensible, con poca melanina, que precisa un índice de protección elevado.

Adelante…

Si llevas escote, ilumina la piel pasando una borla o brocha con polvos sueltos. Puedes elegir polvos bronceadores o geles corporales con partículas irisadas. El resultado es favorecedor, pero aplica sólo una pequeña cantidad de producto. al contrario, si te excedes el efecto será llamativo.

No te detengas en la barbilla si quieres lucir escote

No acabes los tratamientos del rostro a la altura de la mandíbula o los de cuerpo en los senos si quieres lucir escote. No olvides darte crema todos los días en esa zona de piel tan delicada. Solamente si tienes la piel de la cara grasa y empleas un tónico astrigente no lo utilices en el cuello porque te resecaría la piel. De vez en cuando, extiende las mascarillas faciales por el cuello y el escote.

  • Elige una almohada fina para dormir y, si lees en la cama, incorpórate con almohadones para no pegar la barbilla al escote.
  • Ejercita la musculatura con un viejo truco reafirmante: pronuncia de forma exagerada abriendo bien la boca la letra o y, seguidamente, haz lo mismo con la x.
  • Para mantener la piel firme, las duchas frías siguen siendo lo mejor. También puedes colocar alrededor del cuello un pañuelo que envuelva cubitos de hielo.

Adiós a la papada

La papada puede convertirse en un auténtico problema. Si se trata de un exceso de grasa puede optarse por una pequeña liposucción, pero si además hay flacidez se puede recurrir a un mini lifting del tercio inferior del rostro.

Esta intervención, si se realiza cuando todavía no hay un gran destendimiento de los tejidos (entre los 45 y los 55 años), es técnicamente sencilla y consigue resultados espectaculares.

Las secuelas, como inflamación y hematomas tras la operación quirúrgica,  duran cerca de dos semanas y los resultados se notan al cabo de tres meses.

Ejercicios para relajar el cuello

Practica unos minutos de gimnasia para relajar el cuello; ten presente que las tensiones producen agarrotamiento tanto en el cuello como en los hombros. Aprende a relajarte y masajea esa zona cuando te apliques la crema.

  1. Con la espalda recta, gira la cabeza hacia un lado y otro.
  2. Baja la barbilla hasta tocar el pecho y, lentamente, alza de nuevo la cabeza. Hazlo seis veces.
  3. Inclina la cabeza hacia los lados como si trataras de tocar el hombro con la oreja.
  • En el escote, cuando te apliques la crema hazlo de una manera ascendente y hacia los lados, o bien dando suaves masajes circulares hasta que penetre bien el producto.
  • En el cuello, con las palmas de las manos extendidas, aplica el producto desde la barbilla hacia el escote, primero con una mano y luego con la otra. Termina el masaje con ligeras presiones con el dedo anular, empezando en la base de las orejas y descendiendo hacia las clavículas.