Compartir

llegada del primer hijoLa convivencia de una pareja suele verse alterada con el nacimiento del primer vástago. ¿Cómo influye la llegada del primer hijo en la relación de pareja?

Las relaciones con los padres adquieren de repente una importancia extrema, pero no con los padres como son hoy, sino como fueron en el pasado y, sobre todo, como se los imaginaron. Todas las emociones pueden reactivarse si no fueron elaboradas en su día.

Si el hijo estaba muy apegado a la madre y en ese momento llegó un hermano, sus sentimientos de odio hacia el hermano pudieron ser grandes. Cuando la fijación a la madre fue muy intensa, no es raro que el hombre se deprima al tener un hijo, porque vuelve a sentir que la unión entre el niño y su mujer lo excluye.

En cuanto a la mujer, si se siente muy insegura en su lugar materno porque aún rivaliza inconscientemente con su madre, se apegará demasiado al niño y se quedará sin apenas energías para la pareja.

La situación se agravará si su marido le demanda más atención de la habitual. Un hijo consume mucha energía, pero también revitaliza una relación de pareja cuando ésta ya tiene un buen acuerdo psicológico. En caso contrario, el niño se acaba viendo como algo que ha cambiado la vida, pero que ha quitado más de lo que ha aportado.

¿Es buen momento para ser padres?

Es un buen momento:

  • Cuando la pareja goza de estabilidad emocional.
  • Si encuentra satisfacción en compartir la tarea de educar al hijo.
  • Cuando la relación con el cónyuge tiene un grado de libertad saludable y no dependen excesivamente el uno del otro.
  • Si el deseo de ser madre y padre se siente como un acontecimiento que enriquecerá las vidas de ambos.
  • Cuando la responsabilidad inherente a tener un hijo no da miedo. 

Piénsatelo un poco:

  • Si crees que el hijo puede ser una solución a lo que no funciona bien dentro de la pareja. La crisis se acentuará porque la llegada de un hijo aumenta tanto lo que funciona bien como lo que funciona mal.
  • Cuando sientes su llegada como algo que te hace renunciar a muchas cosas que son importantes para ti.
  • Si tenéis un miedo excesivo a ocupar el papel de padres.

Lo que el primer hijo aporta a la pareja

Si no se está dispuesto a hacerse cargo de lo que un hijo conlleva, el impacto sobre la relación de pareja puede ser grande.

  • El primer hijo nos convierte en padres si deseamos ocupar ese lugar, pero es necesario que el deseo, consciente o inconsciente, exista. Ser madre significa ponerse en el lugar del niño sin confundirse con él. 
  • Ocupar el papel de padre es tener un deseo de proteger y enseñar a otro, de transmitir lo que se sabe para manejarse en la vida. 
  • El hijo remite a sus padres a la fragilidad que tuvieron y que han debido superar para estar dispuestos a acoger la de su hijo. Éste da la posibilidad de rememorar la propia historia, de repararla, si algo fue mal; de renovarla, si estuvo bien.