Compartir

lactancia natural vs artificialLos expertos aseguran que la lactancia natural es la mejor manera para alimentar a tu hijo. Sin embargo, hay diversas razones para decidirse por la alimentación artificial.

En la alimentación del bebé se conjugan elementos físicos y psicológicos, porque no sólo es importante el alimento que ingiere, sino la relación afectiva que se establece con quien le alimenta, lo que se conoce como imprinting o apego.

Además de para el bebe, la lactancia natural tiene beneficios para la madre, ya que está comprobado cientificamente que dar el pecho reduce el riesgo de sufrir cáncer de mama. Además ayuda a perder peso a la madre, en un momento en el que muchas están preocupadas por recuperar la figura tras el embarazo.

Las ventajas de la lactancia natural

  • Los niños se inmunizan de manera natural frente a algunas infecciones y padecerán menos otitis y diarreas, entre otras enfermedades.
  • La incidencia de alergias es diez veces menor en los niños alimentados con leche materna, de modo que tendrán menos riesgo de contraer enfermedades relacionadas con las alergias, como dermatitis atópica, rinitis alérgica, asma bronquial o gastroenteritis por intolerancia a las proteínas de la leche, entre otras.
  • Se le puede alimentar en cualquier lugar y momento y la leche materna siempre está a la temperatura idónea.
  • Se cree, aunque no está confirmado, que también ayuda a prevenir el riesgo de síndrome de muerte súbita.

Las ventajas de la lactancia artificial

  • Con un biberón, es mucho más sencillo observar la cantidad de leche que ingiere el niño en cada toma y calcular la que debe tomar en la siguiente.
  • Si no es necesario recurrir al pecho, en la alimentación del bebé se puede ver implicado el padre o una tercera persona, por lo que puede ayudar a la madre durante la época del puerperio, tras el parto.