Compartir

virginidad hombresVivimos en un mundo en el que el mensaje es ‘todos lo hacen y con éxito’. Aunque no se habla de ello, parece existir una especie de código no expresado por el que se espera que el hombre debute a una edad determinada, que lo haga con éxito y que además sepa perfectamente todos los pasos que tiene que dar. Los estereotipos hacen que la virginidad en los hombres sea considerada una razón para llamarlos ‘bichos raros’ y que sus allegados interpreten esa falta de experiencia como un indicio de homosexualidad.

Sin embargo, la falta de experiencia sexual no tiene por qué tener relación con la orientación sexual. Por diferentes razones en los hombres virgenes, a veces se desarrollan conductas de inseguridad que se convierten en miedos difíciles de controlar. Entonces, la sexualidad se aparca y, en su lugar, se viven otras conductas sexuales, aunque casi siempre con culpa y temor, como la masturbación, las fantasías o la autoexploración.

Por una parte surge el deseo de mantener relaciones sexuales y por otra, el miedo a tenerlas. En algunos casos, cuando hay alguna posibilidad de relaciones íntimas, aparece la ansiedad anticipatoria. Otras veces se produce una ausencia de deseo o incluso la pérdida de la erección ante cualquier actividad sexual que implique penetración. Y la persona se aísla como para protegerse y mantener el control.

A la consulta de sexología acuden hombres preocupados por no haber tenido nunca relaciones con penetración y que viven la situación de ser un hombre que no ha perdido la virginidad como un problema. Reconocer lo que les pasa es el primer paso para solucionar el problema. Entre las actitudes que ayudan a superar este sentimiento están:

  • El fomento de la comunicación con la pareja y con los amigos y el desarrollo del interés por la sexualidad propia y la de los demás.
  • El análisis de los propios miedos y de las razones por las qué se evitan las relaciones sexuales.
  • No precipitarse ni dejarse influir por los demás; es un tópico que haya una edad para cada cosa.

La terapia sexual es el tratamiento más indicado para aquellos hombres que ven en la pérdida tardía de la virginidad un problema. En ella se revisan las creencias sexuales, los mitos, la información negativa y se conecta con las experiencias propias y las reacciones emocionales. En caso de que existan problemas orgánicos, hay que consultar con el urólogo, que despejará las principales dudas sobre el funcionamiento sexual y descartará posibles trastornos eréctiles.

Ten en cuenta

  1. Hay que ser sincero y realista con la pareja y comentarle que es la primera vez.
  2. Es importante utilizar el juego sexual, no tener prisa y no alarmarse si se eyacula antes o al poco de la penetración; al estar muy excitado, es algo frecuente.
  3. No hay que centrarse en la meta, sino en la calidez, la sensación y la aventura de acariciar y ser acariciados. En la penetración resulta útil reconocer los genitales de la pareja. El aprendizaje se logra con la práctica.
  4. Se pueden vivir momentos de ternura e intimidad, aunque la experiencia sexual no sea perfecta.