vacuna-gripeLa gripe es una enfermedad que en seres humanos afecta al aparato respiratorio y cuyos síntomas son parecidos a los del resfriado, aunque más intensos: fiebre, dolores musculares, de cabeza y de garganta, tos y mucosidad entre otros. Normalmente es una enfermedad transmitida por vía aérea.

Algunos países organizan campañas de vacunación contra la gripe entre la población de mayor riesgo (sobre todo niños y ancianos) y personal de servicios sanitarios y sociales, con el fin de evitar y reducir los efectos de los epidemias de gripe que suelen producirse estacionalmente.

Las campañas de vacunas contra la gripe deben repetirse básicamente por 2 motivos:

  • Se trata de un virus que muta frecuente y rápidamente.
  • Las vacunas suministradas un año tan solo incluyen las cepas para las variantes que se creen más probables ese año.

Si tenemos en cuenta que el desarrollo de la vacuna contra la gripe debe comenzar con bastante antelación, puede darse el caso de que las mutaciones del virus que realmente se han extendido no coincidan con las que trata la vacuna. Por ello las campañas de vacunación para el virus de la gripe no siempre tienen los efectos deseadosy en muchos casos son ineficientes.

La vacuna tarda unos 15 días en hacer efecto, pudiendo incluso una persona infectarse durante este periodo de la cepa que trata la vacuna. No suele tener efectos secundarios, aunque en el caso de darse los más probables son:

  • Dolor y enrojecimiento de la zona en la que se produjo la inyección.
  • Dolor de cabeza.
  • Malestar y debilidad generalizada.
  • Reacciones inmunitarias, que si bien parecen la infección producida por el virus el efecto es mucho más leve.

Normalmente las personas infectadas por el virus de la gripe suelen recuperarse en unas dos semanas, siempre en cuando no hayan complicaciones: enfermedad subyacente o derivación en neumonía por ejemplo.