Compartir

transportadora para educar al perroLa transportadora, también conocida como kennel, o jaula, es una excelente herramienta tanto para la educación de nuestro perro o cachorro como para su seguridad y la nuestra, a la hora de transportarlos como por comodidad a la hora de ir a dormir o de tener que dejarlos solos por algún tiempo en la casa (*ojo no más de tres horas de cachorros y no más de  cinco horas cuando son adultos).

A continuación te explico cómo usarla y así poderle sacar el mayor provecho, quiero advertirte que bien utilizada  esta “cajita mágica” no causa ningún trauma  emocional a tu perro, al contrario, debe generarle confianza y gusto. Jamás deberás utilizarla como medio de castigo porque para castigar es para la única cosa que no sirve ni debe utilizarse.

Lo primero que debes tener en cuenta a la hora de comprar la transportadora es el tamaño de tu perro cuando sea adulto para no gastar de más, recuerda que crecen muy rápido y si se la compras chica y el perro es uno de talla mediana o grande te la va a dejar y eso genera un gasto innecesario.

Una vez que la tengas, lávala, si viene desarmada, ármala siguiendo las instrucciones, aprieta bien los tornillos, revisa bien la cerradura y familiarízate con su funcionamiento. Ahora busca una toalla vieja limpia y dóblala como haciendo un colchón; recuerda que debe ser lavable porque tal vez el cachorro la orine o la ensucie.

No compres colchones o cosas caras por que en este momento no durarán, nada más vamos a crear un ambiente acogedor para el cachorrito, recuerda que viene de estar con su mamá y con sus hermanitos y estos serán sus primeros días contigo y necesitarás recibirlo en un lugar que a él le genere gusto, alegría y calor de hogar.

Esta transportadora hace las veces de su “cubil”, el lugar donde se siente seguro, protegido y se encontrará tranquilo.

Listo?… bueno ya tienes la transportadora y al cachorro ahora mételo sin cerrar la puerta y sin hacer mucho ruido, con cuidado y cariño y sobre todo con la seguridad de que sabes lo que haces por que él te siente, te percibe. Acarícialo, dile su nombre y cuando se acueste saca tus manos y cierra suavemente la puerta  pero no te alejes, háblale, que te vea, luego poco a poco que te pierda de vista pero de vez en cuando háblale. Déjalo ahí unos 15 minutos y de la misma forma segura, suave y cariñosa abre la puerta y déjalo salir, cuándo salga tómalo en brazos  y llévalo al lugar en dónde decidiste que iba a hacer sus necesidades y déjalo ahí unos 5 minutos. Lo más seguro es que rápidamente haga del baño, dile “ muy bien (nombre) y acarícialo, ¡BRAVO¡ por ustedes dos,  han hecho algo maravilloso juntos.

Este proceso debe realizarse con paciencia, calma, tranquilidad, recuerda que es muy importante que lo enseñes bien ,tu perro es como tu quieres que sea, él no sabe nada, tú tienes que darle la información, tu tienes  la responsabilidad de educarlo, el es muy noble e inteligente pero no es humano, es perro, así que no le falles.

Te recomiendo que desde la primera noche tu cachorro duerma en su transportadora, puedes ponerla inclusive el primer día o los primeros días junto a tu cama y después ya que este acostumbrado a ella ubícala en un lugar libre de corrientes de aire, lluvia, sol, etc. Algo muy importante es que una vez que él duerma en su transportadora puede dormir en donde sea prácticamente en cualquier lugar del mundo porque él esta en “su casa”. Nosotros hemos viajado con nuestros perros a exposiciones y hay que dormir con ellos en hoteles, casas ajenas y nunca hubo problema porque iban seguros en el trayecto y al llegar dormían en su casa siempre.

Más rápido de lo que te imaginas tu cachorro se familiarizará con su transportadora y sólito entrará a ella, recuerda que ellos no comen ni hacen sus necesidades donde duermen, y esto te dará y le dará una tranquilidad inimaginable.