Compartir

sexualidad en el embarazoEl sexo es un ingrediente fundamental en la relación de pareja, y fortalece todo tipo de sentimientos. A menos que existan indicaciones médicas de abstención sexual, las relaciones sexuales no son perjudiciales para el embarazo y la pareja debe disfrutar ampliamente de su sexualidad en este momento de tanta unión e intimidad.

Tu cuerpo, el embarazo y la sexualidad

Las mujeres muestran gran variabilidad en el deseo sexual y satisfacción orgásmica durante el embarazo con respecto a fuera de él y en distintas etapas del mismo. Desde declinación (debido a incomodidades físicas, temores de afectar al feto, falta de interés o temores infundados) hasta aumento del deseo y placer sexual; algunas mujeres llegan a referir que han experimentado su primer orgasmo u orgasmos múltiples precisamente durante el embarazo. Dejando de lado estas diferencias, el deseo del contacto corporal, la intimidad física y la unión, permanece alto en la mayoría de los casos, a la mujer embarazada le gusta sentirse apoyada, mimada y querida.

Orgánicamente el embarazo predispone a la mujer a gozar de un mayor placer sexual, debido al aumento de hormonas como los estrógenos y la progesterona que tienen efectos sobre los genitales y las mamas: aumenta el aporte de sangre a la pelvis y a los genitales, contribuyendo a una más rápida excitación y aumento de la lubricación vaginal que permiten la penetración y el alcance del orgasmo mas pronto de lo habitual. Estos pueden ser más intensos y frecuentes; la desaparición de la sensación de tensión postorgásmica en los labios vulvares esta retardada (esto puede no resultar satisfactorio). Los pechos aumentan de tamaño y se vuelven más sensibles ante el estímulo.

¿Porqué pienso en el sexo y me atemoriza?

Durante el embarazo, cuando los futuros padres son vulnerables a la inseguridad y ansiedad de los inminentes cambios en sus vidas, como la responsabilidad de la paternidad, seguridad financiera, el temor de lastimar al feto o inclusive abortarlo; suelen limitar su vida sexual.

En general puede experimentarse una declinación en el deseo sexual durante el primer trimestre por las nauseas, la fatiga, el aumento de la tensión y sensibilidad mamaria, todo lo cual puede disminuir los deseos de contacto físico.

Los miedos son mayores durante el primer y el tercer trimestre, siendo menores en el segundo cuando el interés sexual suele aumentar, ya que la mujer esta mas adaptada física y psíquicamente, para esta época desaparecen las nauseas, la fatiga y la ansiedad por miedo a perder el embarazo.

¿Puede ser peligroso para el bebe?

Durante el segundo trimestre con la aparición de los movimientos fetales algunas personas pueden sentirse incomodas con este “tercer invitado”, es muy importante poder compartir estas inquietudes en pareja y recordar que el acto sexual no violento, en forma romántica y tierna no puede afectar al bebe que se encuentra protegido dentro del útero y del saco amniótico, ambos preparados para permitir su libertad de movimientos y soportar fuertes presiones, inclusive la del peso del padre sobre el abdomen materno.

Otra preocupación frecuente es la del riesgo de infección en caso de que el semen ascienda al útero desde la vagina; el cuello uterino esta sellado con un grueso tapón mucoso que no permite el pasaje de sustancias.

¿Pueden las relaciones sexuales adelantar el parto?

Durante el tercer trimestre la frecuencia de relaciones sexuales suele estar disminuida debido a torpeza o malestar físico, pero en embarazos de bajo riesgo no hay razón médica para restringirlas. En esta etapa el orgasmo puede ir seguido de contracciones uterinas que no parecen ser más peligrosas de las que habitualmente se sienten en forma espontanea cerca del termino del embarazo y pueden resultar beneficiosas para preparar al útero a las exigencias del parto.

¿Cuándo puede ser peligrosa la sexualidad en el embarazo?

Hay situaciones particulares ante las cuales el médico puede restringir o limitar la actividad sexual como son:

  • Durante el primer trimestre en caso de antecedentes de abortos previos.
  • En caso de perdidas de sangre por vagina, hasta no conocer la causa y controlar el cuadro en cualquier momento del embarazo.
  • Si hay rotura de la bolsa amniótica.
  • Placenta previa
  • En caso de amenaza de parto prematuro con o sin antecedentes en otro embarazo.

Si en algún momento comienzas con perdidas de sangre, contracciones antes del termino o rompes la bolsa no dudes en comunicarte rápidamente con tu médico.

Otras formas de amarse

Cuando no es posible realizar el acto sexual con penetración se pueden explorar otras formas de estimulación que resultan seguras, como los juegos eróticos, la masturbación mutua y el sexo oral. Aquí puede ver algunas sugerencias respecto al sexo en el embarazo.