crema humectante para pielHay muchas cremas humectantes para la piel seca en el mercado, tantas que es preciso aprender a evaluarlas antes de gastar una fortuna.

En esta época de invierno, con el frío y la sequedad del aire, es frecuente padecer de piel reseca que se agrieta o produce escozor. Por ello, mucha gente sale en busca de cremas humectantes que prometen arreglar el problema y frecuentemente dicen que nos harán lucir más jóvenes.

En general, las cremas humectantes tienen uno o dos ingredientes básicos en combinación. Las cremas oclusivas (como la vaselina y los aceites) cubren y protegen la piel retrasando la pérdida de agua. Las cremas humectantes (como la glicerina) atraen la humedad y la mantienen un tiempo sobre la piel. Los productos para piel seca tienden a tener más aceite y, por lo mismo, tienden a dejar un poquito de residuo en la piel.

Aunque la lógica nos diría que la piel absorbe la humedad y los aceites del humectante, no funciona así. El efecto humidificador lo provoca el factor protector que proporcionan las cremas. Los productos ayudan a evitar la evaporación normal del agua de la piel. Y a pesar de lo que digan las etiquetas, los expertos sostienen que las cremas caras funcionan igual que las baratas. Es cierto que el olor, la textura y el empaque de la crema varían, pero no son indicadores de cómo funciona el producto.

Los ingredientes agregados hacen que algunas cremas humectantes para la piel seca sean aún más tentadoras, y debo de admitir que leyendo lo que muchas dicen yo también caigo en la trampa y de repente compro cremas que, en papel, suenan maravillosas. Por ejemplo:

  • Las cremas con liposomas. Los liposomas son unas bolitas de grasa microscópicas que tenemos en la piel. Las cremas que los contienen dicen que penetran la piel y reemplazan los aceites que ésta pierde. Pueden ayudar como cualquier otro aceite, pero no hay nada mágico, ni reemplazan los liposomas naturales de la piel.
  • La vitamina E, hormonas y otros «elementos que nutren la piel». Los nutrientes importantes de la piel vienen de adentro del cuerpo, se derivan de lo que uno come. La vitamina E, que viene en forma de aceite, actúa como otros aceites. Aunque sí es cierto que las vitaminas antioxidantes como la E y la C pueden ser absorbidas por la piel y pueden dar cierta protección contra el daño que causa el sol, las cantidades en las cremas son tan pequeñas que no reemplazan el uso de un protector solar y una buena alimentación.
  • La colágena y la elastina, que son proteínas de la piel que ayudan con la elasticidad para que la piel permanezca joven, no se pueden absorber de las cremas porque son moléculas muy grandes, el cuerpo tiene que producirlas.

Las cremas que rejuvenecen o que se supone que previenen el envejecimiento de la piel, tienden a tener uno o más de los compuestos que mencioné. La verdad es que ninguna crema va a hacer que una persona de 70 años se vea como una de 30.

Mi recomendación es que se fije en los ingredientes y en el precio. La mayoría de las cremas humectantes para la piel contienen los mismos ingredientes. A veces la más barata es la que funciona mejor.

Si encuentra un producto humectante que le funciona, no tiene que estar cambiando. Frecuentemente se necesita un producto un poco más ligero para la cara, pero no necesita diferentes productos para diferentes partes del cuerpo. Procure evitar las cremas perfumadas, a veces causan irritación en la piel. Y no se olvide de usar protector solar para cuidar su piel.

Para evitar que la piel se reseque, evite bañarse con agua muy caliente y por tiempos prolongados. Use un jabón suave y dilúyalo con agua en vez de aplicarlo directamente en la piel, el jabón también la reseca. Evite usar astringentes. Aplique la crema de humectación cuando la piel está un poco húmeda. Use guantes protectores cuando limpie la casa o esté en contacto con substancias químicas; también use guantes para mantener las manos calientas si hace mucho frío, ya que el frío también reseca las manos.